Otra caída del dólar, por temores sobre la economía real

En las plazas europeas, la semana terminaba con el dólar al menor precio en euros desde febrero de 2000. Ante el yen, la divisa referencial marcaba el mínimo en siete meses.

En general, los mercados no creen que el PBI norteamericano sostenga el 6,1% de crecimiento anual registrado el primer trimestre (era el mayor ritmo en dos años).

El euro llegó en Londres a virtual paridad, US$ 0,999, nivel que no alcanzaba desde el 24-2-00, partiendo desde un precio coyunturalmente ya alto el jueves (0,987). La nueva paridad implica un retroceso de 6,3% del dólar en junio. En Tokio, la divisa referencial bajó a ¥ 118,40, el peor nivel desde el 27-9-01.

A criterio de varios operadores, Washington difundió los excelentes números del PBI en enero-marzo con llamativa demora, para animar la plaza bursátil o influir en las elecciones parlamentarias. Pero “el segundo trimestre habrá crecido sólo a 2,7% anual y, probablemente, el tercer trimestre sea aun más débil”, presumía Investec Asset Management, una cartera de US$ 25.000 millones. “El déficit en cuenta corriente torna muy vulnerable al dólar y las tasas muy bajas en su mercado no ayudan en una fase de desconfianza generalizada”.

El ritmo anualizado de 2,7% en abril-junio, contra el 6,1% oficial de enero-marzo, proviene de una consulta hecha por Bloomberg News entre 55 econometristas, estadígrafos y analistas. Algunos de estos expertos prevén menos de 2% en julio-septiembre.

En general, los mercados no creen que el PBI norteamericano sostenga el 6,1% de crecimiento anual registrado el primer trimestre (era el mayor ritmo en dos años).

El euro llegó en Londres a virtual paridad, US$ 0,999, nivel que no alcanzaba desde el 24-2-00, partiendo desde un precio coyunturalmente ya alto el jueves (0,987). La nueva paridad implica un retroceso de 6,3% del dólar en junio. En Tokio, la divisa referencial bajó a ¥ 118,40, el peor nivel desde el 27-9-01.

A criterio de varios operadores, Washington difundió los excelentes números del PBI en enero-marzo con llamativa demora, para animar la plaza bursátil o influir en las elecciones parlamentarias. Pero “el segundo trimestre habrá crecido sólo a 2,7% anual y, probablemente, el tercer trimestre sea aun más débil”, presumía Investec Asset Management, una cartera de US$ 25.000 millones. “El déficit en cuenta corriente torna muy vulnerable al dólar y las tasas muy bajas en su mercado no ayudan en una fase de desconfianza generalizada”.

El ritmo anualizado de 2,7% en abril-junio, contra el 6,1% oficial de enero-marzo, proviene de una consulta hecha por Bloomberg News entre 55 econometristas, estadígrafos y analistas. Algunos de estos expertos prevén menos de 2% en julio-septiembre.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades