Oportunidades y riesgos en el financiamiento del desarrollo

La Iniciativa para los Países Pobres Muy Endeudados (PPME) fue creada en 1996 por el FMI y el Banco Mundial, con el fin de velar porque ningún país pobre tenga una carga de la deuda que no pueda administrar. A casi 20 años de eso, el FMI evalúa resultados.

6 noviembre, 2014

 Desde entonces, la comunidad financiera internacional, incluidas las instituciones multilaterales y los gobiernos, han colaborado para reducir a niveles sostenibles la carga de la deuda externa de los países pobres más endeudados.

Tras una revisión integral efectuada en 1999, se aprobaron una serie de modificaciones que permitieron al FMI proporcionar un alivio de la deuda más rápido, profundo y amplio y fortalecer los vínculos entre el alivio de la deuda, la reducción de la pobreza y las políticas sociales.

En 2005, para facilitar el avance en la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, la Iniciativa para los PPME se complementó con la Iniciativa para el Alivio de la Deuda Multilateral (IADM). La IADM contempla, a favor de países que hayan completado el proceso de la Iniciativa para los PPME, un alivio del 100% de la deuda por parte de tres instituciones multilaterales: el FMI, el Banco Mundial y el Fondo Africano de Desarrollo (FAfD). En 2007, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) también decidió suministrar alivio de la deuda adicional (“más allá de la Iniciativa para los PPME”) a los cinco PPME del continente americano.

 

A más de diez años de la Iniciativa para los PPME,  los déficits fiscales crecieron y, en algunos casos,  se acercaron bastante a los niveles que tenían antes del Alivio de la Deuda.

Esto lleva a preguntarse si no estaremos viendo el presagio de una nueva trampa de la deuda.  Por un lado están los que dicen que esta preocupación es prematura, porque el nivel promedio de la deuda de los países pobres muy endeudados (PPME)  se ha estabilizado en niveles relativamente bajos. Por el otro están los escépticos, quienes dicen que la creciente dependencia del crédito podría hacer peligrar la sustentabilidad de la deuda en el futuro.

Datos concretos

La deuda pública bajó a un promedio de 35% del PBI en los últimos diez años, pero no todos los PPME son iguales. Desde 2007, la deuda cayó bastante en los países que han alcanzado el punto de culminación, mientras que los que no, muestran  lo contrario, aumento de dos dígitos en su deuda externa (como Ghana y Malawi). Sin embargo, unos tres cuartos de los PPME están actualmente  evaluados como deudores con riesgo bajo o moderado con su deuda.

Al mismo tiempo, los acreedores bilaterales están adoptando un rol más prominente

 

Países que reciben alivio de la deuda. De los 39 países que están habilitados o podrían estar habilitados para recibir asistencia a través de la Iniciativa para los PPME, 35 ya están recibiendo del FMI y otros acreedores la totalidad del alivio de la deuda tras alcanzar el punto de culminación. Un país, Chad, ha alcanzado su punto de decisión y se ha beneficiado del alivio transitorio de la deuda. Tres países que podrían estar en condiciones de recibir asistencia por medio de la Iniciativa aún no han alcanzado el punto de decisión.

Los cuatro países que aún no han satisfecho los requisitos para recibir la totalidad del alivio de la deuda afrontan desafíos comunes, tales como preservar la paz y la estabilidad, y mejorar la gestión de gobierno y la prestación de servicios básicos. Para abordar estas tareas pendientes, estos países deberán seguir aplicando medidas orientadas a reforzar sus políticas e instituciones y necesitarán el apoyo de la comunidad internacional.

Otro desafío consiste en garantizar que los países habilitados reciban todo el alivio de la deuda pertinente de todos los acreedores. Aunque los acreedores principales (el Banco Mundial, el Banco Africano de Desarrollo, el FMI, el Banco Interamericano de Desarrollo y todos los acreedores pertenecientes al Club de París) han brindado en su totalidad la parte del alivio de la deuda que les corresponde en el marco de la Iniciativa para los PPME, e incluso más allá de esta iniciativa, otros acreedores han quedado a la zaga. Las instituciones multilaterales más pequeñas, los acreedores oficiales bilaterales no pertenecientes al Club de París y los acreedores comerciales, que conjuntamente deberían aportar alrededor del 26% de los costos totales de la Iniciativa para los PPME, hasta el momento han proporcionado solamente una pequeña proporción del alivio previsto.

Los acreedores bilaterales no pertenecientes al Club de París han proporcionado conjuntamente alrededor de 47% del alivio de la deuda que les corresponde en el marco de la Iniciativa, pero alrededor de un tercio de estos acreedores todavía no han proporcionado ningún tipo de alivio. Aunque la tasa de suministro del alivio aumentó ligeramente en los últimos años, continúa decepcionando por su bajo nivel.

¿Los PPME están recibiendo valor por el dinero

 

Dadas las enormes necesidades de desarrollo, no sorprende que el gasto haya crecido. Pero la verdadera pregunta es si el gasto financiado con deuda va a dar los beneficios  suficientes para cubrir los gastos. En más de la mitad de los PPME, la inversión pública creció. Pero en casi la mitad de los PPME  el grueso del aumento en el gasto proviene de gasto en salarios en el sector público, que representan alrededor de 40% del gasto actual.

Persisten entonces las preocupaciones sobre la eficiencia con la que los PPME pueden convertir inversión pública en capital público.

Las oportunidades

El desafío inmediato para la mayoría de los PPME no es la sustentabilidad de la deuda sino más bien cómo aprovechar al máximo el espacio  que ofrecen los menores niveles de deuda mientras se mantiene la estabilidad fiscal macro y se minimizan los riesgos que traen las nuevas fuentes de financiamiento. Esto va a requerir mejoras en varias áreas:

-Instituciones presupuestarias fuertes, para controlar el gasto y los aumentos de presupuesto mientras el déficit fiscal debe anclarse en un marco fiscal de medio término. Esto plantea desafíos especiales en países que recientemente han descubierto recursos naturales (por ejemplo Mozambique) donde el marco fiscal debe tomar en cuenta la volatilidad de los ingresos y la agotabilidad  de los recursos.

– Muchos PPME todavía afrontan la necesidad de reunir más ingresos con impuestos, especialmente dada la perspectiva  de una declinación en los préstamos.

-Mejorar los indicadores de desarrollo no es solo una cuestión de más recursos sino también de mejorar la eficiencia en el gasto, especialmente la selección de proyectos de inversión y su manejo, para asegurar una tasa adecuada de retorno (y así las capacidad de repago).

– Deben desarrollarse amplias estrategias de manejo de la deuda en el mediano plazo. Esto es especialmente urgente en país que ahora están logrando acceso a mercados y que necesitan crear capacidad institucional para hacer frente a vuelcos, y riesgos de tasa de intercambio.  

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades