Obama contra 17 bancos por las malas hipotecas

Esta vez, aparecen complicados desde Bank of America –primero del país- hasta JP Morgan Chase, Wells Fargo, Goldman Sachs y la filial local de Deutsche Bank, el mayor banco de la Unión Europea. Todos presentaron datos equívocos sobre sus obligaciones.

3 septiembre, 2011

<p>Esencialmente, el t&eacute;rmino &ldquo;<em>subprime</em>&rdquo; es un eufemismo y significa, en buen romance, paquetes hipotecarios otorgados en Estados Unidos a tomadores sin avales suficientes que aseguren el reembolso de los pr&eacute;stamos. &iquest;Cu&aacute;l era el papel de los banqueros? Simple: emitir obligaciones sobre activos t&oacute;xicos que se empaquetaban y colocaban entre inversores alrededor del mundo.<br />
<br />
Mientras la econom&iacute;a real se contra&iacute;a durante la crisis sist&eacute;mica de 2007/09, vinculada a la explosi&oacute;n de malas hipotecas (2006), entre otros factores, los bancos generaban utilidades infladas y distribu&iacute;an entre sus ejecutivos bonificaciones millonarias. Luego todo estall&oacute; y se contagi&oacute; al sistema productivo general.<br />
<br />
Ahora, a&ntilde;os despu&eacute;s, el gobierno de Barack Obama ha decidido in extremis denunciar e iniciarles causas en el departamento de Justicia a diecisiete entidades financieras, flor y nata del negocio. Entre las m&aacute;s pesadas figuran las mayores; esto es BoFa, JPMorgan Chase, Wells Fargo y GS. El poder ejecutivo las acusa de haber presentado, en forma tergiversada o directamente falsa, obligaciones en realidad basadas en paquetes de t&iacute;tulos s&oacute;lo en teor&iacute;a s&oacute;lidos.<br />
<br />
Pero, en realidad, se trataba de una burbuja inmobiliaria que hab&iacute;a alcanzado dimensiones astron&oacute;micas al momento (2008) de una crisis sist&eacute;mica que reci&eacute;n parec&iacute;a aflojar en 2010. Precisamente, mientras asomaba el colapso del endeudamiento soberano europeo. <br />
<br />
La semana entrante, Justicia formalizar&aacute; los cargos -el mi&eacute;rcoles vence el plazo para hacerlo-, en conjunto con la agencia federal pro financiamiento de la vivienda (FHFA en ingl&eacute;s). Estas acciones implican como perjudicados tambi&eacute;n a <em>Fannie Mae </em>y <em>Freddie Mac</em>, las gigantescas inmobiliarias paraestatales. Este aspecto del matete abarca los US$ 141.000 millones aportados a ambas por la tesorer&iacute;a.<br />
<br />
El caso Bank of America es emblem&aacute;tico. En 2008 absorbi&oacute; <em>Country Financial</em>, gigante hipotecario, y la banca <em>Merrill Lynch</em>. Ambas estaban al borde de quiebras fraudulentas. Por cuerda separada, la FHFA demanda a Cr&eacute;dit Suisse la restituci&oacute;n de mil millones.<br />
<br />
Tal es el l&iacute;o que, este fin de semana, los bancos y bancas involucrados en las actuaciones de Justicia no atinan a armar estrategias para hacer frente a un estado federal que ha perdido la paciencia. Por supuesto, los lobistas del negocio sostienen que estas acciones legales pueden golpear a entidades todav&iacute;a no completamente saneadas tras una crisis (2007/09) provocada por la codicia de estos mismos banqueros. Pero, al fin y al cabo, lo que hace agua por todos los costados en una &ldquo;ortodoxia&rdquo; que transfiere los pasivos de la banca privada en potencial deuda soberana, o sea de los contribuyentes. Como est&aacute; ocurriendo ahora mismo en la Eurozona.<br />
&nbsp;</p>
<p>&nbsp;</p>
<p>&nbsp;</p>
<p>&nbsp;</p>
<p>&nbsp;</p>
<p>&nbsp;</p>
<p>&nbsp;</p>

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades