Los crudos siguen subiendo por el huracán y Wall Street vacila

El petróleo volvía a avanzar por temores de que Iván reduzca la producción “off shore” en el golfo de México a un grado inédito en dos años. Esto y el déficit fiscal frenaron Wall Street, que subía inspirada por un módico índice minorista.

14 septiembre, 2004

Hasta ayer, la explotación petrolera en esa zona había disminuido 61%, o sea 1.040.000 barriles diarios, según el Servicio de Administración minera. El huracán tocará tierra el jueves, entre Luisiana y Florida, es decir lejos de Tejas. La reacción en ambas plazas de futuros –Londres, Nueva York- para excesiva, apuntan analistas exhibiendo un dato: “los mercados mundiales están bien abastecidos”, afirmaba Alí al-Naimí, ministro saudí del ramo.

Sin embargo, “esta clase de tormentas causa daños. Las plataformas están preparadas para soportar tifones, pero nunca se sabe”, replicaba un experto de Citigroup en Houston. Por ende, los crudos tejanos para entrega en octubre subieron de US$ 43,87 a 44,43 el barril (+1,28%) en Nueva York. A su vez, el Brent nórdico pasaba de US$ 41,02 a 41,68 (+1,6%).

Hasta confirmarse el alza petrolera, los principales paneles de Wall Street venían ascendiendo de 0,4 a 1%. Motivo: las ventas minoristas en agosto -excepto automotores- habían ganado 0,1%. El margen era menor que en julio (0,2%), pero significaba el cuarto mes seguido en alza. Esto alcanzó para los gurúes dijeran que el consumidor seguiría estimulando la economía, aunque el empleo no repuntase como sería necesario.

Otro dato inquietante es que las ventas de vehículos y partes cedieron 0,3% en agosto. Al mismo tiempo, se informó que el déficit había crecido en un margen sin precedentes durante el II trimestre: US$ 166.200 millones. Esto enfrió el entusiasmo bursátil y, sobre el cierre, las alzas se achicaban a 0,15% (Dow Jones industrial), 0,18% (S&P 500) y 0,3% (Nasdaq compuesto).

Hasta ayer, la explotación petrolera en esa zona había disminuido 61%, o sea 1.040.000 barriles diarios, según el Servicio de Administración minera. El huracán tocará tierra el jueves, entre Luisiana y Florida, es decir lejos de Tejas. La reacción en ambas plazas de futuros –Londres, Nueva York- para excesiva, apuntan analistas exhibiendo un dato: “los mercados mundiales están bien abastecidos”, afirmaba Alí al-Naimí, ministro saudí del ramo.

Sin embargo, “esta clase de tormentas causa daños. Las plataformas están preparadas para soportar tifones, pero nunca se sabe”, replicaba un experto de Citigroup en Houston. Por ende, los crudos tejanos para entrega en octubre subieron de US$ 43,87 a 44,43 el barril (+1,28%) en Nueva York. A su vez, el Brent nórdico pasaba de US$ 41,02 a 41,68 (+1,6%).

Hasta confirmarse el alza petrolera, los principales paneles de Wall Street venían ascendiendo de 0,4 a 1%. Motivo: las ventas minoristas en agosto -excepto automotores- habían ganado 0,1%. El margen era menor que en julio (0,2%), pero significaba el cuarto mes seguido en alza. Esto alcanzó para los gurúes dijeran que el consumidor seguiría estimulando la economía, aunque el empleo no repuntase como sería necesario.

Otro dato inquietante es que las ventas de vehículos y partes cedieron 0,3% en agosto. Al mismo tiempo, se informó que el déficit había crecido en un margen sin precedentes durante el II trimestre: US$ 166.200 millones. Esto enfrió el entusiasmo bursátil y, sobre el cierre, las alzas se achicaban a 0,15% (Dow Jones industrial), 0,18% (S&P 500) y 0,3% (Nasdaq compuesto).

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades