Lodi-AntonVeneta: una OPA al borde del escándalo

La fiscalía de Milán citará a 23 personas, por tres acusaciones –uso de datos internos, especulación, trabas a la reguladora- contra Banca Popolare di Lodi. Su cúpula quiso frenar la OPA de ABN Amrobank. La Consob investiga a 38 operadores.

En lo que parece el comienzao de otro escándalo italiano, esta vez en un sector bancario vinculado al actual gobierno de derechas, Giampiero Fiorani –director ejecutivo de la BPL-, el financista Emilio Gnutti y otras 21 personaaserán indagados por la justicia por tres delitos de corte penal. Por su parte, la Commissione nazionale per società e borse (Consob) abrió 38 sumarios a operadores ligados al mismo asunto, que incluye “insiders’ trading” en compraventas por alrededor de € 500 millones.

La hipótesis jurídica abarca los delitos citados, pero con un matiz: no todos los involucados están implicados en las tres causas, aunque un grupo sí lo está. Por otra parte, la mayoría de los incluidos en el expediente milanés se compone de inversores y especuladores de Brescia, guiados por Gnutti.

El grupo citado abarca a dos agentes romanos de bienes raíces, Danilo Coppola y Stefano Ricucci. En verdad, ambos integran la sociedad RCS, que edita el “Corriere della sera” y forman parte del imperio Mediaset, controlado por Silvio Berlusconi.

Alertadas por las acciones de la justicia y la Consob –éstan afectan a 38 operadores bursátiles, entre ellos dieciocho de los citados en Milán-, las bancas que asesoran la poco transparente OPA de Fiorani (Lazard, Dredsner) han abierto un compás de espera. En particular, hay resquemores generados por el 15% del paquete Banca Antoniana Popolare Veneta que, ahora, dicen controlar Ricucci y la RCS (o sea, una firma ligada a la familia Berlusconi). Entretanto, los holandeses preparan una presentación en Bruselas y Luxemburgo contra las maniobras de Fiorani y sus aliados.

En lo que parece el comienzao de otro escándalo italiano, esta vez en un sector bancario vinculado al actual gobierno de derechas, Giampiero Fiorani –director ejecutivo de la BPL-, el financista Emilio Gnutti y otras 21 personaaserán indagados por la justicia por tres delitos de corte penal. Por su parte, la Commissione nazionale per società e borse (Consob) abrió 38 sumarios a operadores ligados al mismo asunto, que incluye “insiders’ trading” en compraventas por alrededor de € 500 millones.

La hipótesis jurídica abarca los delitos citados, pero con un matiz: no todos los involucados están implicados en las tres causas, aunque un grupo sí lo está. Por otra parte, la mayoría de los incluidos en el expediente milanés se compone de inversores y especuladores de Brescia, guiados por Gnutti.

El grupo citado abarca a dos agentes romanos de bienes raíces, Danilo Coppola y Stefano Ricucci. En verdad, ambos integran la sociedad RCS, que edita el “Corriere della sera” y forman parte del imperio Mediaset, controlado por Silvio Berlusconi.

Alertadas por las acciones de la justicia y la Consob –éstan afectan a 38 operadores bursátiles, entre ellos dieciocho de los citados en Milán-, las bancas que asesoran la poco transparente OPA de Fiorani (Lazard, Dredsner) han abierto un compás de espera. En particular, hay resquemores generados por el 15% del paquete Banca Antoniana Popolare Veneta que, ahora, dicen controlar Ricucci y la RCS (o sea, una firma ligada a la familia Berlusconi). Entretanto, los holandeses preparan una presentación en Bruselas y Luxemburgo contra las maniobras de Fiorani y sus aliados.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades