Japón: impuestos perjudican a la banca

El sector financiero considera inadecuados las nuevas obligaciones estipuladas por los gobiernos de Tokio y Osaka, e inició acciones legales que actualmente están en manos de la justicia.

3 diciembre, 2000

(EFE).- Los nuevos impuestos municipales aplicables a los grandes bancos comerciales que las dos principales capitales japonesas aprobaron este año producirán una fuerte merma de sus ganancias netas, según un estudio del diario económico Nihon Keizai publicado hoy (domingo 3).

El periódico indicó que los 16 mayores bancos afincados en Tokio y Osaka deberían pagar en impuestos municipales 200.000 millones de yenes (unos US$ 1.800 millones), frente a unas utilidades del primer semestre que se esperaban en torno a los 420.000 millones de yenes (unos US$ 3.780 millones).

Los impuestos de Tokio costarán 81.000 millones y los de Osaka 124.000 millones de yenes.

La cantidad fiscal dependerá de la ubicación de la oficina central.

Así por ejemplo el banco de Tokyo-Mitsubishi y el Fuji están en Tokio, mientras Sumitomo, Sanwa y Daiwa tienen sus centrales en la segunda industriosa ciudad de Osaka.

Los gobiernos locales de las dos capitales decidieron adoptar un nuevo impuesto a los bancos que rebasaran cierto nivel de capital, al objeto de buscar recursos supletorios para sus deficitarios estados financieros debido a la caída de la recaudación por la crisis económica que aún sufre el país.

La banca consideró inapropiados los impuestos e interpuso un contencioso legal que estudian en la actualidad los tribunales japoneses.

(EFE).- Los nuevos impuestos municipales aplicables a los grandes bancos comerciales que las dos principales capitales japonesas aprobaron este año producirán una fuerte merma de sus ganancias netas, según un estudio del diario económico Nihon Keizai publicado hoy (domingo 3).

El periódico indicó que los 16 mayores bancos afincados en Tokio y Osaka deberían pagar en impuestos municipales 200.000 millones de yenes (unos US$ 1.800 millones), frente a unas utilidades del primer semestre que se esperaban en torno a los 420.000 millones de yenes (unos US$ 3.780 millones).

Los impuestos de Tokio costarán 81.000 millones y los de Osaka 124.000 millones de yenes.

La cantidad fiscal dependerá de la ubicación de la oficina central.

Así por ejemplo el banco de Tokyo-Mitsubishi y el Fuji están en Tokio, mientras Sumitomo, Sanwa y Daiwa tienen sus centrales en la segunda industriosa ciudad de Osaka.

Los gobiernos locales de las dos capitales decidieron adoptar un nuevo impuesto a los bancos que rebasaran cierto nivel de capital, al objeto de buscar recursos supletorios para sus deficitarios estados financieros debido a la caída de la recaudación por la crisis económica que aún sufre el país.

La banca consideró inapropiados los impuestos e interpuso un contencioso legal que estudian en la actualidad los tribunales japoneses.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades