Google sale a la bolsa mediante una oferta en línea

Conocido ya como “Google Inc.”, el máximo motor de búsquedas por Internet acaba de registrarse en la Bolsa de Nueva York. Emitirá y colocará- acciones por US$ 2.720 millones en forma novedosa: una oferta pública inicial (OPI) en línea.

La firma todavía no ha elegido panel. Por sus características, las opciones son los de la National Association of Security Dealers (Nasdaq) o el New York Stock Exchange (NYSE). Fuentes bursátiles estiman que, si la OPI se manejan como una subasta en el ciberespacio –como los remates de eBay-, su ámbito natural será el Nasdaq.

En cuanto a la OPI en sí, los avalantes son Morgan Stanley y Crédit Suisse First Boston. Algunos analistas esperan que, al cabo de la subscripción, el paquete alcance US$ 20.000 millones en valor de mercado; si no más. Esto por las peculiares características de una colocación por Internet, canal que firmas como Merrill Lynch o Goldman Sachs consideran muy riesgoso.

Un factor de incertidumbre se refiere al nuevo servicio que ofrece la firma, un correo electrónico (g-mail) adaptado al servicio y su espectro de usuarios. En primer lugar y a diferencia de Yahoo! o MSN (Microsoft), g-mail no sabe aún nada de sus usuarios potenciales. En segundo lugar, éstos no saben que hará Google con los mensajes. Si, por ejemplo, los archivase por tiempo indeterminado, podrían surgir amenazas a la privacidad del público.

Por supuesto, se ha desatado una polémica en medio mundo, porque este tipo de subastar carece de precedentes en el mundo bursátil. La clave del sistema reside en multiplicar la oferta de papeles hacia inversores individuales, evitando las diferencia casi segura que los “hacermercados” suelen obtener el primer día. Máxime cuando, como ahora, se anticipa un precio final 7,4 veces superior al inicial.

Este factor ha provocado varios escándalos y es uno de los decisivos en el delito conocido como “insiders’ trading”. O sea, el aprovechamiento de datos internos para sacarle jugo, en este caso, a una OPI. Por ellos, los “profesionales” del negocio y las firmas que los reúnen no ven con buenos aires un lanzamiento por Internet. Demasiada transparencia, para su gusto.

La firma todavía no ha elegido panel. Por sus características, las opciones son los de la National Association of Security Dealers (Nasdaq) o el New York Stock Exchange (NYSE). Fuentes bursátiles estiman que, si la OPI se manejan como una subasta en el ciberespacio –como los remates de eBay-, su ámbito natural será el Nasdaq.

En cuanto a la OPI en sí, los avalantes son Morgan Stanley y Crédit Suisse First Boston. Algunos analistas esperan que, al cabo de la subscripción, el paquete alcance US$ 20.000 millones en valor de mercado; si no más. Esto por las peculiares características de una colocación por Internet, canal que firmas como Merrill Lynch o Goldman Sachs consideran muy riesgoso.

Un factor de incertidumbre se refiere al nuevo servicio que ofrece la firma, un correo electrónico (g-mail) adaptado al servicio y su espectro de usuarios. En primer lugar y a diferencia de Yahoo! o MSN (Microsoft), g-mail no sabe aún nada de sus usuarios potenciales. En segundo lugar, éstos no saben que hará Google con los mensajes. Si, por ejemplo, los archivase por tiempo indeterminado, podrían surgir amenazas a la privacidad del público.

Por supuesto, se ha desatado una polémica en medio mundo, porque este tipo de subastar carece de precedentes en el mundo bursátil. La clave del sistema reside en multiplicar la oferta de papeles hacia inversores individuales, evitando las diferencia casi segura que los “hacermercados” suelen obtener el primer día. Máxime cuando, como ahora, se anticipa un precio final 7,4 veces superior al inicial.

Este factor ha provocado varios escándalos y es uno de los decisivos en el delito conocido como “insiders’ trading”. O sea, el aprovechamiento de datos internos para sacarle jugo, en este caso, a una OPI. Por ellos, los “profesionales” del negocio y las firmas que los reúnen no ven con buenos aires un lanzamiento por Internet. Demasiada transparencia, para su gusto.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades