Fondos buitres que tiran para distintos lados

EM Limited, controlado por el especulador Kenneth Dart, presentó un descargo esta semana ante al tribunal de alzada. Objeto: un fallo en favor de Argentina, que deje los US$ 7.000 millones en bonos embargados a disposición de los acreedores.

Esa demanda seguía a la apelación de NML Capital (Elliot & Associates), esta vez contra el fallo de Thomas Griesa. Lo curioso es que el juez de primera instancia dictaminase contra el embago… pero sin suspenderlo pendiente de apelaciones. También fue sospechosa otra actitud de Griesa: inducir a que se reactivasen viejas demandas contra Buenos Aires.

En los casos NML y EM, se trata de papeles en poder de Bank of New York, como fideicomisario y agente de canje. Ambos demandantes, otros bonistas, fondos y acvreedores individuales buscan revertir el fallo en primera instancia. Justamente, porque el embargo (o su congelación) perjudica a todas las partes, de un modo u otro.

Los argumentos de Dart, que dice poseer US$ 720 millones en bonos, son en esencia dos. Primero, Argentina puede efectuar el canje, aun si una parte de los papeles entregados permanece embargada. Segundo, los bonos en cese selectivo de pagos ya pertenecen al estado argentino, no a los bonistas. Por supuesto, Economía no piensa de ese modo, aunque tampco apruebe las actitudes de Griesa.

Esa demanda seguía a la apelación de NML Capital (Elliot & Associates), esta vez contra el fallo de Thomas Griesa. Lo curioso es que el juez de primera instancia dictaminase contra el embago… pero sin suspenderlo pendiente de apelaciones. También fue sospechosa otra actitud de Griesa: inducir a que se reactivasen viejas demandas contra Buenos Aires.

En los casos NML y EM, se trata de papeles en poder de Bank of New York, como fideicomisario y agente de canje. Ambos demandantes, otros bonistas, fondos y acvreedores individuales buscan revertir el fallo en primera instancia. Justamente, porque el embargo (o su congelación) perjudica a todas las partes, de un modo u otro.

Los argumentos de Dart, que dice poseer US$ 720 millones en bonos, son en esencia dos. Primero, Argentina puede efectuar el canje, aun si una parte de los papeles entregados permanece embargada. Segundo, los bonos en cese selectivo de pagos ya pertenecen al estado argentino, no a los bonistas. Por supuesto, Economía no piensa de ese modo, aunque tampco apruebe las actitudes de Griesa.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades