Euro: cerró el año a más de US$ 1,26 y puede llegar lejos

El cierre de 2003 no sorprendió. Los exiguos volúmenes inflaron el euro a poco más de US$ 1,26, porque se teme que el Banco Central Europeo recién baje tasas en febrero. Ni siquiera influyó un buen indicador laboral norteamericano.

31 diciembre, 2003

Sin duda, el dólar continuará socavado por la reticencia del BCE -parece apostar a picos de US$ 1,40- las exiguas tasas referenciales (1% anual), el déficit récord en pagos corrientes (US$ 5,6 billones) y –en particular- la idea de que el gobierno promueve un dólar débil, más allá de cuanto digan los altos funcionarios. Al menos, hasta las elecciones de noviembre.

Por otra parte, algunas señales poco favorables al repunte económico tampoco ayudan, aunque otra –las nuevas solicitudes de subsidios por desempleo, que marcan el mínimo semanal desde 2001- haya permitido a Wall Street remontar el leve retroceso del martes.

Así, el euro alcanzó el máximo de US$ 1,2602 al promediar la sesión en Nueva York. La libra avanza a de 1993 (US$ 1,79). En cuanto a la paridad dólar-franco suizo, desciende a 1,236. Finalmente, sólo las compras del Banco del Japón (central) pudieron mantener el dólar apenas sobre ¥ 107. En Londres, el oro volvía a valores de 1996 (US$ 417 la onza “troy”).

El martes, habían aparecido tres indicadores débiles: menos confianza de los consumidores –según la Conference Board, cede de 92,5 puntos en noviembre a 91,3 en diciembre: 1,3%-, los industriales (en Chicago) y el público en general. No obstante, el trasfondo continúa signado por la reactivación.

El síntoma más preocupante es, de lejos, la sensación de que vuelve a ser más difícil encontrar empleo (para quien lo ha perdido) o mejorar el actual: los pesimistas pasan de 29,6% en noviembre a 32,6% en diciembre (+1,1%). Eso explica el similar retroceso de la confianza entre consumidores. Ambas estadísticas reflejan expectativas a 90/180 días y tienden a ser cada mes más relevantes para la campaña pro reelección de George W.Bush.

El suave repunte de ayer concluye un año bursátil por demás positivo. Las principales plazas marcan máximos en el bienio. Por ejemplo Wall Street (Dow Jones industrial a más de 10.460, S&P 500 sobre 1.120, Nasdaq C en 2.010), Londres (FT 100 en casi 4.477), Fráncfort (DAX sobre 3.965) y, especialmente, San Pablo. Desbordando los 22.230 puntos, el Bovespa acumula 95% en el año, en la bolsa más dinámica de 2003, que sostiene a las pequeñas plazas del Cono Sur.

Sin duda, el dólar continuará socavado por la reticencia del BCE -parece apostar a picos de US$ 1,40- las exiguas tasas referenciales (1% anual), el déficit récord en pagos corrientes (US$ 5,6 billones) y –en particular- la idea de que el gobierno promueve un dólar débil, más allá de cuanto digan los altos funcionarios. Al menos, hasta las elecciones de noviembre.

Por otra parte, algunas señales poco favorables al repunte económico tampoco ayudan, aunque otra –las nuevas solicitudes de subsidios por desempleo, que marcan el mínimo semanal desde 2001- haya permitido a Wall Street remontar el leve retroceso del martes.

Así, el euro alcanzó el máximo de US$ 1,2602 al promediar la sesión en Nueva York. La libra avanza a de 1993 (US$ 1,79). En cuanto a la paridad dólar-franco suizo, desciende a 1,236. Finalmente, sólo las compras del Banco del Japón (central) pudieron mantener el dólar apenas sobre ¥ 107. En Londres, el oro volvía a valores de 1996 (US$ 417 la onza “troy”).

El martes, habían aparecido tres indicadores débiles: menos confianza de los consumidores –según la Conference Board, cede de 92,5 puntos en noviembre a 91,3 en diciembre: 1,3%-, los industriales (en Chicago) y el público en general. No obstante, el trasfondo continúa signado por la reactivación.

El síntoma más preocupante es, de lejos, la sensación de que vuelve a ser más difícil encontrar empleo (para quien lo ha perdido) o mejorar el actual: los pesimistas pasan de 29,6% en noviembre a 32,6% en diciembre (+1,1%). Eso explica el similar retroceso de la confianza entre consumidores. Ambas estadísticas reflejan expectativas a 90/180 días y tienden a ser cada mes más relevantes para la campaña pro reelección de George W.Bush.

El suave repunte de ayer concluye un año bursátil por demás positivo. Las principales plazas marcan máximos en el bienio. Por ejemplo Wall Street (Dow Jones industrial a más de 10.460, S&P 500 sobre 1.120, Nasdaq C en 2.010), Londres (FT 100 en casi 4.477), Fráncfort (DAX sobre 3.965) y, especialmente, San Pablo. Desbordando los 22.230 puntos, el Bovespa acumula 95% en el año, en la bolsa más dinámica de 2003, que sostiene a las pequeñas plazas del Cono Sur.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades