Una mera conexión entre la oferta y la demanda

En oportunidades y fortalezas es donde anidan las soluciones

El día después de la pandemia, el sistema financiero repetirá el mismo desafío desde hace más de 30 años: la necesidad de una moneda fuerte, como tienen la mayoría de los países del mundo, para poder dar créditos a mediano y largo plazo.

27 agosto, 2020

Por: Jorge Brito (*)

Aún es difícil vislumbrar cómo saldremos de la pandemia. Los infectólogos más calificados del mundo muestran diversas opiniones. Pero por lo que escuchamos en los medios, los interrogantes giran en torno a dos preguntas: ¿habrá en el corto plazo una vacuna que nos proteja de un contagio?, ¿encontrarán los investigadores un tratamiento eficaz y accesible para todos?

El mundo no tiene una respuesta totalmente cierta a esas cuestiones. Lo que sí podemos sostener, y en particular lo hago con mi experiencia de más de 45 años de empresario, es que en Argentina tenemos la gran capacidad de encontrar, en cada crisis, oportunidades para salir adelante. Estas oportunidades lógicamente, conllevarán cambios dentro de nuestro sistema financiero. Pero quienes cada día hacemos Banco Macro sabemos hallar oportunidades y fortalezas para continuar y poner en marcha a nuestro país.

Entendemos que el próximo trimestre no será bueno en materia económica, pero necesitamos comenzar a pensar en distintos tipos de recuperaciones. El acuerdo que logró el gobierno argentino es muy bueno. Haber resuelto el tema de la deuda con los bonistas le permitirá al sector privado buscar financiamiento para desarrollar proyectos de inversión.

Es el momento de generar rentabilidad, porque sin rentabilidad es muy difícil atraer capitales dispuestos a invertir. Una vez salidos de la pandemia debemos fortalecer las industrias que generen valor agregado. Necesitamos que Argentina pueda volver a tener la posibilidad de venderle comida al mundo. Nuestro país tiene que producir y exportar productos con valor agregado para encontrar un camino que dé mayor nivel de inclusión laboral.

Mientras que en Argentina no tengamos moneda no podremos ofrecerles a nuestros clientes el financiamiento de una casa a 15 años; es decir no podremos brindar créditos a mediano y largo plazo. Debemos comprender que el sistema financiero es una mera conexión entre la oferta y la demanda de una financiación. Por lo tanto, tener una moneda nos da crédito y esa es la única forma de crecer. Con tan solo mirar a nuestros países vecinos alcanza, no hace falta buscar informes de países europeos.

Yo soy optimista; creo en nuestro país y sé que, trabajando y buscando las soluciones y oportunidades necesarias en Argentina podremos salir adelante.

(*) Fundador del Banco Macro

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades