El tambaleante Lewis puede arrastrar a otros

Ante una comisión parlamentaria, el comprometido director ejecutivo de Bank of America puede afectar a Benjamin Bernanke. O sea, trabar la renovación del mandato conferido al frente de la Reserva Federal, que vence a fin de 2009.

12 junio, 2009

<p>En abril, la asamblea de accionistas destituy&oacute; a Kenneth Lewis como presidente de junta, disconforme por su gesti&oacute;n. Pero, en el fondo, el problema ata&ntilde;e &ndash;sostienen varios legisladores- al &ldquo;funcionamiento de un capitalismo financiero gen&eacute;ticamente modificado que (lejos de John Maynard Keynes) ha evitado el naufragio del sistema s&oacute;lo inyectando masivamente dinero de los contribuyentes&rdquo;.<br />
Hijo de un enfermero de Georgia, Lewis fue &ldquo;banquero del a&ntilde;o&rdquo; en 2001 e, incre&iacute;blemente, en 2008.<br />
&nbsp;<br />
El jueves, la c&aacute;mara bajas lo vapule&oacute; sin piedad en un proceso por la compra poco di&aacute;fana de Merrill Lynch, en diciembre &uacute;ltimo, sin notificar de antemano a los accionistas de BofA (todav&iacute;a el mayor banco estadounidense en activos).<br />
Arrinconado por varios legisladores, confes&oacute; haber sido sometido a fort&iacute;simas presiones para apurar la toma de ML, en peligro de quebrar como Bear Stearns y Lehman Brothers. Los villanos de la historia ser&iacute;an Henry Paulson (ex Goldman Sachs y secretario del Tesoro), Bernanke &ndash;RF- y, hasta cierto punto, Timothy Geithner. El sucesor de Paulson era antes presidente de la RF Nueva York y no pod&iacute;a ignorar los entretelones del asunto. <br />
<br />
Ahora Lewis revela que tampoco &eacute;l supo hasta el 24 de diciembre ciertos detalles del acuerdo firmado diecinueve d&iacute;as antes. Por ejemplo, que la firma de valores trocada en banca de inversi&oacute;n estaba quemando m&aacute;s de US$ 15.000 millones en el cuarto trimestre de 2008. Para haber sido dos veces banquero del a&ntilde;o, el CEO de BofA era muy f&aacute;cil de apretar.<br />
<br />
Hace dos meses, el fiscal neoyorquino Andrew Cuomo le tom&oacute; declaraci&oacute;n a Lewis y &eacute;ste involucr&oacute; al inefable Bernanke y a Paulson. El presidente de la RF luego arguy&oacute; que hab&iacute;a actuado para evitar un caos financiero y burs&aacute;til en Estados Unidos. Pero, como replicaron varios diputados, &ldquo;Merrill Lynch nunca fue lo bastante grande para acabar con el sistema; ni siquiera era un banco&rdquo;.<br />
<br />
En las deposiciones del jueves, Lewis reiter&oacute; todo lo expuesto en conexi&oacute;n con Bernanke, Paulson y presiones que databan de septiembre, antes de lanzarse el programa pro alivio de activos t&oacute;xicos (TARP en la sigla inglesa). Respecto de ML, incurri&oacute; en una contradicci&oacute;n: tras afirmar que ignoraba detalles clave hasta Nochebuena, confes&oacute; que conoc&iacute;a los problemas de la banca inversora ya en noviembre. Obviamente, la c&aacute;mara baja ha citado a Bernanke, Paulson y Geithner.<br />
&nbsp;</p>

Compartir:
Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades