El Dow Jones perdió y el Nasdaq subió

Las acciones de las empresas de tecnología pudieron cerrar en terreno positivo (1,89%) por primera vez en cuatro sesiones. En tanto, el indicador industrial cayó 0,46%, durante una jornada sin grandes sobresaltos.

Los índices de la bolsa de Nueva York cerraron la sesión de hoy (martes 9) con indicadores mixtos que llevaron al sector industrial en baja y al de la nueva tecnología en alza, la primera en cuatro días.

El índice industrial Dow Jones, en el que cotizan 30 grandes empresas, perdió 40,80 puntos (0,46%), para situarse en los 10.572,55 enteros.

El mercado Nasdaq, en el que cotizan las principales empresas de nuevas tecnologías, computación e Internet, subió 45,38 puntos (1,89%), para situarse en las 2.441,30 unidades.

El cierre negativo del Dow Jones y el positivo del Nasdaq son reflejo de lo sucedido durante casi toda la jornada, aunque el primero de ellos la inició con una clara tendencia al alza que luego fue sustituida por una corriente de ventas.

El índice S&P 500, que mide la variación de 500 empresas, subió 4,94 puntos (0,38%) y se situaba en los 1.295,86, mientras el Nyse, que mide el cambio de todas las acciones del mercado tradicional, obtuvo una ganancia de 0,40 puntos (0,06%) y se asentó en los 638,83.

El volumen de negocios fue activo y superó los 1.406 millones de acciones, y entre los títulos que cambiaron de manos 1.607 subieron, 1.285 bajaron y 413 se mantuvieron sin cambios.

Pese a ello, la jornada no tuvo los grandes sobresaltos a los que muchos inversores ya se han acostumbrado y que hacen que en pocos minutos se produzcan corrientes de ventas o compras que hacen superar con facilidad, al alza o la baja, los 100 puntos en el Dow Jones o en el Nasdaq.

Los bonos del Tesoro a 30 años bajaron de precio y su tasa, que se mueven en sentido inverso al valor, subió a 5,43% desde 5,40% del cierre del ayer.

La suba del Nasdaq fue relacionada por casi todos los analistas con el hecho de que muchas firmas de este mercado, que desde marzo del año pasado se ha depreciado hasta 40%, se encuentran infravaloradas.

Esto originó una fuerte demanda hoy de títulos de algunas de esas compañías, como las de Microsoft, que subieron US$ 2,87 o AT&T, que subieron US$ 2,43.

Esas compras se producen días antes de que las empresas anuncien sus resultados.

Muchos inversores conjeturan que, aunque los resultados sean menores de los previstos, serán aún buenos, lo que justifica la compra de títulos ahora que están en baja.

Los analistas consideran que el Nasdaq también se vio favorecido por la expectativa de que la Reserva Federal de Estados Unidos rebajará las tasas de interés en las próximas semanas.

Esa decisión serviría de estimulo a la inversión y, por tanto, al impulso de la economía, que, sin haber entrado en recesión, parece que se ha enfriado, según los datos macroeconómicos que se tiene disponibles en los últimos días.

Los expertos explican que esos datos apuntan a un freno importante de la actividad económica estadounidense, lo que se traduce en menor gasto, menor consumo, menores ventas para las empresas y por consiguiente menores ganancias.

Incluso algunos predicen que la economía estadounidense entrará por algunos meses en una recesión, lo que dañaría considerablemente las perspectivas de negocios en la mayor economía del mundo.

El buen resultado registrado hoy por el Nasdaq tuvo su contrapartida en el Dow Jones, lo que refleja muchos de los temores expuestos acerca de la economía norteamericana.

Se calcula que más de 550 empresas han advertido en los últimos meses de que sus resultados serán menores a los esperados, lo que desalienta a los inversores.

Los índices de la bolsa de Nueva York cerraron la sesión de hoy (martes 9) con indicadores mixtos que llevaron al sector industrial en baja y al de la nueva tecnología en alza, la primera en cuatro días.

El índice industrial Dow Jones, en el que cotizan 30 grandes empresas, perdió 40,80 puntos (0,46%), para situarse en los 10.572,55 enteros.

El mercado Nasdaq, en el que cotizan las principales empresas de nuevas tecnologías, computación e Internet, subió 45,38 puntos (1,89%), para situarse en las 2.441,30 unidades.

El cierre negativo del Dow Jones y el positivo del Nasdaq son reflejo de lo sucedido durante casi toda la jornada, aunque el primero de ellos la inició con una clara tendencia al alza que luego fue sustituida por una corriente de ventas.

El índice S&P 500, que mide la variación de 500 empresas, subió 4,94 puntos (0,38%) y se situaba en los 1.295,86, mientras el Nyse, que mide el cambio de todas las acciones del mercado tradicional, obtuvo una ganancia de 0,40 puntos (0,06%) y se asentó en los 638,83.

El volumen de negocios fue activo y superó los 1.406 millones de acciones, y entre los títulos que cambiaron de manos 1.607 subieron, 1.285 bajaron y 413 se mantuvieron sin cambios.

Pese a ello, la jornada no tuvo los grandes sobresaltos a los que muchos inversores ya se han acostumbrado y que hacen que en pocos minutos se produzcan corrientes de ventas o compras que hacen superar con facilidad, al alza o la baja, los 100 puntos en el Dow Jones o en el Nasdaq.

Los bonos del Tesoro a 30 años bajaron de precio y su tasa, que se mueven en sentido inverso al valor, subió a 5,43% desde 5,40% del cierre del ayer.

La suba del Nasdaq fue relacionada por casi todos los analistas con el hecho de que muchas firmas de este mercado, que desde marzo del año pasado se ha depreciado hasta 40%, se encuentran infravaloradas.

Esto originó una fuerte demanda hoy de títulos de algunas de esas compañías, como las de Microsoft, que subieron US$ 2,87 o AT&T, que subieron US$ 2,43.

Esas compras se producen días antes de que las empresas anuncien sus resultados.

Muchos inversores conjeturan que, aunque los resultados sean menores de los previstos, serán aún buenos, lo que justifica la compra de títulos ahora que están en baja.

Los analistas consideran que el Nasdaq también se vio favorecido por la expectativa de que la Reserva Federal de Estados Unidos rebajará las tasas de interés en las próximas semanas.

Esa decisión serviría de estimulo a la inversión y, por tanto, al impulso de la economía, que, sin haber entrado en recesión, parece que se ha enfriado, según los datos macroeconómicos que se tiene disponibles en los últimos días.

Los expertos explican que esos datos apuntan a un freno importante de la actividad económica estadounidense, lo que se traduce en menor gasto, menor consumo, menores ventas para las empresas y por consiguiente menores ganancias.

Incluso algunos predicen que la economía estadounidense entrará por algunos meses en una recesión, lo que dañaría considerablemente las perspectivas de negocios en la mayor economía del mundo.

El buen resultado registrado hoy por el Nasdaq tuvo su contrapartida en el Dow Jones, lo que refleja muchos de los temores expuestos acerca de la economía norteamericana.

Se calcula que más de 550 empresas han advertido en los últimos meses de que sus resultados serán menores a los esperados, lo que desalienta a los inversores.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades