El déficit superará casi tres veces el cálculo oficial

Estimó CIPPEC que los aportes del BCRA y ANSES serán claves para cubrir los desequilibrios del sector público nacional en 2015 subestimados en el Presupuesto. El Gobierno absorberá 74% de la recaudación.

23 septiembre, 2014

Mientras que el proyecto de presupuesto 2015 presentado por el Gobierno estima un déficit financiero de casi $50.000 millones para 2015, un análisis publicado por CIPPEC indica que el monto podría ascender en 2015 a los $183.000 millones. El proyecto plantea para 1015 un escenario macroeconómico optimista poco probable: crecimiento de la actividad cerca de 2,8%, niveles de inflación cercanos a 14,5% y un tipo de cambio de US$9,45.

 

“Sin embargo, en lo que va de 2014, la actividad económica se encamina a caer 2%, la inflación podría alcanzar 37% anual y el tipo de cambio ascendería a US$9,42”, explicó Lucio Castro, director del Área de Desarrollo Económico de CIPPEC. Por otro lado, el análisis de CIPPEC estima que el Gobierno debería reducir el déficit financiero de $166.000 millones proyectados para 2014 a los 50.000 estimados para 2015.

 

“Esto implica una inverosímil caída del desbalance fiscal de más de 70%”, explicó Walter Agosto, investigador principal de CIPPEC.

 

Además, el investigador explicó que el improbable escenario macroeconómico implica una significativa subestimación del crecimiento del gasto público, que amplía la discrecionalidad del Poder Ejecutivo en la asignación. El resultado proyectado para 2015 surge de una tasa estimada de crecimiento de los recursos de 28% y una suba proyectada de los gastos totales de 14%.

 

“Estas proyecciones subestiman el crecimiento de los recursos fiscales sobre la base de la inflación esperada para 2015”, indicó Castro.

 

La proyectada suba del gasto parece imposible de cumplir por dos motivos:en 2014 el gasto ya creció 48% y el proyecto de presupuesto no contempla aumentos altamente probables en jubilaciones, pensiones no contributivas, salarios estatales y la Asignación Universal por Hijo de cara al año electoral. El proyecto también prevé una improbable suba de 9% de las transferencias corrientes. Estas transferencias incluyen los subsidios, que en 2014 ya presentan un aumento acumulado del 64% con respecto a lo presupuestado el año anterior, según estimaciones de CIPPEC. “Si, en cambio, se considera una proyección más realista de suba del 38% en el gasto y del 34% en los recursos totales, el déficit financiero alcanzaría los 184.500 millones en 2015”, explicó Agosto. El Banco Central, principal prestamista del Tesoro Mientras que el presupuesto 2014 contemplaba aportes extraordinarios del Banco Central y las rentas financieras del Fondo de Garantía de Sustentabilidad de ANSES por $84.000 millones, el presupuesto 2015 revela que en 2014 el monto en realidad ascendería a los $117.000 millones.

 

A su vez, estima que los aportes alcanzarán en 2015 los $174.000 millones. Sumados a los $119.000 millones autorizados para el año que viene por el presupuesto 2015, las transferencias de reservas del Central al Tesoro desde 2010 ascienden a $471.000 millones.

 

La previsión para 2015 equivale a 42% de las reservas del Central a fines de agosto del año pasado.

 

“Así, el Banco Central se convierte nuevamente en el respirador artificial y principal prestamista del Tesoro, mediante adelantos transitorios y las reservas destinadas al Fondo de Desendeudamiento Argentino”, explicó Agosto. En un país al margen de los mercados financieros internacionales, para Castro, el gran interrogante que plantea 2015 en materia de financiamiento es si el Gobierno podrá colocar títulos a largo plazo por $152.000 millones, como prevé el proyecto de presupuesto.

 

“En caso de continuar sin resolución el tema de los holdouts, es posible que el Tesoro reemplace el financiamiento externo por emisión monetaria, lo que profundizará la exposición al sector público, el deterioro patrimonial del Central y los impactos inflacionarios”, señaló Castro. Una marcada centralización fiscal El proyecto de presupuesto continúa con la tendencia a la concentración de recursos fiscales en la Nación.

 

De los $1.500 millones que se estima recaudará el Sector Público Nacional de recursos tributarios y contribuciones, $1.200 millones se destinarán a la administración nacional y otros entes.

 

Así, el gobierno nacional absorberá cerca de 74% de los recursos recaudados.

 

El restante 26% será transferido a las provincias mediante la coparticipación federal y, en menor medida, por medio de otras transferencias automáticas

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades