El ciclo alcista de tasas en EE.UU. pega a dólar y soja

El impacto del ciclo de reversión de tasas en EE.UU. operaría no sólo a través de la apreciación del dólar (o de su efecto desacelerador de la economía global), sino por su efecto bajista sobre las commodities, según Elypsis.

El econométrico de corrección de errores efectuado por Eduardo Levy Yeyati, Andrés Azicri y Luciano Cohan sugiere que, ceteris paribus, una suba de 1% en la tasa a 10 años induce una caída del precio de la soja de 6% en el corto plazo y del 4% en el largo plazo.

 

Además, cada 1% de apreciación del dólar (por ejemplo, fruto de la suba de tasa americana), se asocia con una caída del 1.25% del precio de la soja en el corto plazo, y de 1.93% en el largo.

 

El parámetro que acompaña al término de corrección de errores indica la velocidad con la que ajusta el precio a su equilibrio de largo plazo tras un cambio de algunos de sus determinantes: en cada período el precio corrige 37.8% de la discrepancia respecto de su valor de equilibrio en el período anterior.

 

¿Cuál sería el impacto de una suba de tasas de largo plazo a 3.5%, acompañado de una apreciación del 10% del dólar, asumiendo el equilibrio de oferta y demanda (stockconsumo) constante?

 

En base al modelo, el precio de la soja convergería, en el mediano plazo, hacia niveles de USD 370. Aunque el mercado no descuenta aún una caída tan pronunciada (37% respecto al valor actual) la curva de futuros de soja está anormalmente invertida, con el mayor spread (USD 114.5) entre el séptimo futuro y el spot en los últimos nueve años.

 

Implicancias

 

Las consecuencias de una caída tan pronunciada en el precio de la soja no deben subestimarse.

 

Las exportaciones podrían contraerse USD 9.5 mm (o 12% del total estimado para 2013), lo que representa casi la totalidad del balance comercial.

 

En términos fiscales, la caída equivaldría al 2% del total recaudado y al 15% de la recaudación en concepto de derechos de exportación –que, si se compensara con financiamiento inflacionario, equivaldría a una expansión adicional del 5.5% de la base monetaria.

 

Si bien este tipo de análisis de escenario debe tomarse con la cautela de toda estimación, sujeta al comportamiento de otras variables no incluidas en el análisis, el ejercicio ilustra parte de las consecuencias locales de un escenario global que, en los próximos dos años, deberá enfrentar el probable giro en la política monetaria de Estados Unidos.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades