Dos bajas de nota subrayan la poca fe en bancos y firmas de valores

En pleno fin de semana santa, Standard & Poor’s redujo de estables a negativas las calificaciones de Goldman Sachs y Lehman Brothers, Motivo: malas perspectivas de utilidades en un contexto de menor confianza y liquidez débil.

La agencia reduce a AA- la deuda a largo plazo de GS y a AA+ la de LB. Ambas decisiones implican ulteriores rebajas en el bienio 2008/9 y, por ende, crecientes dificultades crediticias para que esas firmas. El caso GS es emblemático: tras encabezar su segmento por ganancias durante años, desarrolló –conducida por Henry Paulson- una avidez cada vez mayor por tomar riesgos poco prudentes.

Goldman Sachs es todavía la primera de Wall Street en capitalización bursátil, mientras Lehman Brothers es la cuarta. Tanto para firmas de valores mutadas en bancas de inversión como para bancos, la confianza es un bien escaso. No sólo en Estados Unidos. También afrontan reveses entidades financieras como Union des Banques Suisses, Hongkong & Shanghai Banking Corp., Barclays o Royal Bank of Scotland.

Ejemplo para el resto ha sido la apresurada venta de Bear Stearns a JP Morgan Chase, el viernes 14. Cuatro días después, un grupo de accionistas salió a cuestionarla por ”leonina”: apenas US$ 236 millones, o sea dos dólares por acción.

Síntomas no faltan. Uno es el pobre desempeño bursátil de los bancos citados arriba. En seis meses (septiembre de 2007 a febrero pasado), retrocedieron entre 20 y 60%. Otro es más específico: Pacific Investment, Citadel Investment y otros fondos mutuales examinaron la cartera de UBS y resolvieron no participar en el banco suizo.

La agencia reduce a AA- la deuda a largo plazo de GS y a AA+ la de LB. Ambas decisiones implican ulteriores rebajas en el bienio 2008/9 y, por ende, crecientes dificultades crediticias para que esas firmas. El caso GS es emblemático: tras encabezar su segmento por ganancias durante años, desarrolló –conducida por Henry Paulson- una avidez cada vez mayor por tomar riesgos poco prudentes.

Goldman Sachs es todavía la primera de Wall Street en capitalización bursátil, mientras Lehman Brothers es la cuarta. Tanto para firmas de valores mutadas en bancas de inversión como para bancos, la confianza es un bien escaso. No sólo en Estados Unidos. También afrontan reveses entidades financieras como Union des Banques Suisses, Hongkong & Shanghai Banking Corp., Barclays o Royal Bank of Scotland.

Ejemplo para el resto ha sido la apresurada venta de Bear Stearns a JP Morgan Chase, el viernes 14. Cuatro días después, un grupo de accionistas salió a cuestionarla por ”leonina”: apenas US$ 236 millones, o sea dos dólares por acción.

Síntomas no faltan. Uno es el pobre desempeño bursátil de los bancos citados arriba. En seis meses (septiembre de 2007 a febrero pasado), retrocedieron entre 20 y 60%. Otro es más específico: Pacific Investment, Citadel Investment y otros fondos mutuales examinaron la cartera de UBS y resolvieron no participar en el banco suizo.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades