Deuda: Brasil y México bien, pero Uruguay no mejora

La desmedida prioridad que el gobierno da al frente financiero, en desmedro de la economía real, influye en la baja de nota a sus bonos. Por el contrario, Brasil y México emiten o renuevan deuda en mejores condiciones.

Como ocurría en la Argentina de 1988 a 2001, en Uruguay sólo hay
un programa tendiente a canjear onerosamente bonos de deuda y amortiguar el impacto
de la crisis sistémica sobre el negocio financiero. Hasta el momento, ninguna
de ambas metas ha cristalizado, como demuestra la rebaja de calificación.
Fitch la pasó de C a DDD en largo plazo y les puso -B a los nuevos papeles
cortos, por dos razones: la deuda representa 92% del menguado producto bruto interno
y el actual gobierno no adopta medidas para reactivar la economía real
ni frenar el aumento de precios (a fines de mayo, la canasta familiar en Montevideo
costaba en dólares 30% más que en Buenos Aires, pero el ingreso
medio era 40% inferior).

Dado que no tiene tan en cuenta la situación de la economía física,
Standard & Poor´s elevó de CC a B- la nota a largo plazo, pero les
colocó SD a los nuevos bonos (o sea, "en cese de pagos selectivo").
Por el contrario, el perfil de los bonos externos argentinos -pese al cese unilateral
de pagos dictado por Adolfo Rodríguez Saá, que debió haber
sido objeto de acciones judiciales- es mejor que el de los uruguayos.

Entretanto, Brasil aprovecha que el riesgo país ha cedido de 1.750 puntos
en diciembre a poco menos de 800 ahora y renueva US$ 1.100 millones en deuda
(78% del monto a corto plazo) pagando entre 3,9 y 7,9% anual a noviembre, febrero
de 2004 y julio de 2005. Para el jueves 12 tiene previsto otro canje. A diferencia
de Uruguay, el endeudamiento federal brasileño es en reales (839.800
millones, alrededor de US$ 282.800 millones) y no significa tanto en términos
de PBI. Por su parte, el riesgo mejicano ha ido bajando de 360 puntos en enero
a 230 al terminar mayo. Ahí la deuda externa (US$ 80.500 millones) es
casi igual que la interna (US$ 77.000 millones), pero la suma (US$ 157.500 millones)
representa mucho menos del PBI que en Brasil o Uruguay. Por ello, este año
Méjico ha colocado bonos por USD$ 5.500 millones.

Como ocurría en la Argentina de 1988 a 2001, en Uruguay sólo hay
un programa tendiente a canjear onerosamente bonos de deuda y amortiguar el impacto
de la crisis sistémica sobre el negocio financiero. Hasta el momento, ninguna
de ambas metas ha cristalizado, como demuestra la rebaja de calificación.
Fitch la pasó de C a DDD en largo plazo y les puso -B a los nuevos papeles
cortos, por dos razones: la deuda representa 92% del menguado producto bruto interno
y el actual gobierno no adopta medidas para reactivar la economía real
ni frenar el aumento de precios (a fines de mayo, la canasta familiar en Montevideo
costaba en dólares 30% más que en Buenos Aires, pero el ingreso
medio era 40% inferior).

Dado que no tiene tan en cuenta la situación de la economía física,
Standard & Poor´s elevó de CC a B- la nota a largo plazo, pero les
colocó SD a los nuevos bonos (o sea, "en cese de pagos selectivo").
Por el contrario, el perfil de los bonos externos argentinos -pese al cese unilateral
de pagos dictado por Adolfo Rodríguez Saá, que debió haber
sido objeto de acciones judiciales- es mejor que el de los uruguayos.

Entretanto, Brasil aprovecha que el riesgo país ha cedido de 1.750 puntos
en diciembre a poco menos de 800 ahora y renueva US$ 1.100 millones en deuda
(78% del monto a corto plazo) pagando entre 3,9 y 7,9% anual a noviembre, febrero
de 2004 y julio de 2005. Para el jueves 12 tiene previsto otro canje. A diferencia
de Uruguay, el endeudamiento federal brasileño es en reales (839.800
millones, alrededor de US$ 282.800 millones) y no significa tanto en términos
de PBI. Por su parte, el riesgo mejicano ha ido bajando de 360 puntos en enero
a 230 al terminar mayo. Ahí la deuda externa (US$ 80.500 millones) es
casi igual que la interna (US$ 77.000 millones), pero la suma (US$ 157.500 millones)
representa mucho menos del PBI que en Brasil o Uruguay. Por ello, este año
Méjico ha colocado bonos por USD$ 5.500 millones.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades