Déficit triplicado en primer trimestre

Cae la recaudación del IVA y de Aduana, mientras se mantienen en alza los subsidios al transporte. Los energéticos bajan con el petróleo, según ASAP.

De acuerdo con el comportamiento típico del último mes de cada trimestre, en marzo de 2015 el nivel de erogaciones devengadas resultó muy superior al de recursos percibidos en el mes. Ya habían crecido en 2014 44,4% los gastos corrientes y de capital, sin contar los gastos destinados a la compra de acciones de YPF ($ 40.000 mill.).

 

No obstante, a diferencia de otros años, en el bimestre enero – febrero se obtuvo un superávit financiero muy modesto, con lo cual la ejecución acumulada del primer trimestre del ejercicio 2015 arrojó un resultado financiero deficitario del orden de los $41.700 millones, equivalente a más de tres veces el obtenido en igual período de 2014, señala el informe de ejecución presupuestaria de la Administración Pública Nacional, correspondiente a marzo de 2015, que elabora la Asociación Argentina de Presupuesto (ASAP).

 

En tanto, dado que durante estos tres meses se devengaron $ 14.700 millones en concepto de intereses (+19% ia.), el resultado primario arroja un déficit de $26.000 millones, en contraste con el resultado primario prácticamente equilibrado obtenido a marzo de 2014.

 

Los ingresos tributarios y de la Seguridad Social alcanzaron un total de $ 213.113 millones, lo que constituye 26,0% más que lo recaudado en igual trimestre del año 2014, muy inferior a la variación promedio de aquel año (+35,2%).

 

Prevalece un comportamiento más moderado en la recaudación del IVA, con motivo de la menor contribución del componente aduanero.

 

A su vez, los derechos de exportación acumulan un retroceso de 6,9% (vs. +51,6 promedio en 2014), como consecuencia de la caída de las exportaciones tras el derrumbe del precio internacional de las principales commodities.

 

El total de recursos corrientes y de capital fue de $224.484 millones, 26,1% más que un año atrás (+$ 46.500 mill. aprox.), alcanzando una ejecución del orden del 18,7% del cálculo de recursos vigente.

 

En cuanto a la ejecución de los gastos primarios, el nivel general alcanzado se encuentra cercano al porcentaje teórico de ejecución para un primer trimestre (de 22,4%), representando 21,7% de las autorizaciones vigentes en el Presupuesto Nacional.

 

De esta manera, los egresos primarios devengados totalizaron $ 250.445 millones, registrando un incremento del orden del 40,6% respecto a marzo de 2014.

 

Por otra parte, el nivel de ejecución de los intereses alcanzó un porcentaje del 15,4%, registrando un alza del 19,3% ia. (+$ 2.380 mill.).

 

En suma, la variación del gasto total fue del 39,2% ia., cerca de cinco puntos inferior al incremento promedio “ajustado” de 2014.

 

Entre los gastos primarios, los subsidios económicos destinados a empresas públicas, fondos fiduciarios y el sector privado (concentrados principalmente en las áreas de energía y transporte) totalizaron la suma de $ 44.370 millones, lo cual constituye 39% más que en 2014, muy por debajo del incremento promedio de aquel año (+56% ia.).

 

Esta desaceleración corresponde principalmente a los subsidios al sector energético, que sumaron $30.650 millones, con un incremento del 30% ia. frente al 67% ia. registrado en 2014, como consecuencia de la baja del precio de los combustibles a nivel mundial.

 

Como contraparte, los subsidios al transporte totalizaron $ 11.755 millones, alcanzando un incremento del 65% ia., muy superior al 34% de aumento que habían promediado en 2014.

 

En cuanto al destino de estos fondos, cerca del 70% correspondió a CAMMESA ($ 21.000 mill.), y otro 20% a ENARSA ($ 6.000 mill.), las que entre otros fines tienen a su cargo, respectivamente, las compensaciones a la generación eléctrica y la compra de gas importado para el abastecimiento del mercado interno.

 

Con una incidencia muy inferior ($ 2.770 mill.), también se cuentan las transferencias derivadas del Programa de Inyección Excedente de Gas Natural (denominado “Plan Gas”), destinado a incrementar la producción de este recurso mediante el otorgamiento de subsidios a las empresas que incrementen su producción por encima de un determinado umbral.

 

Entre los subsidios al transporte de $ 11.755 millones se destacan las asignaciones para el transporte automotor ($ 7.010 mill.), seguidas por las destinadas al transporte ferroviario ($ 3.400 mill.) y por último, las del transporte aerocomercial ($ 1.340 mill.). Las primeras se canalizan principalmente a través del Fondo Fiduciario del Sistema de Infraestructura del Transporte ($ 5.785 mill., +73%), que tiene a su cargo las compensaciones a colectivos y micros de media y larga distancia.

 

Por su parte, las asignaciones para el transporte ferroviario actualmente se canalizan en su mayor parte a través de dos empresas públicas, Administradora de RRHH Ferroviarios ($ 1.900 mill.) y Operador Ferroviario S.E. ($ 1.200 mill.), y tienen como objeto atender los gastos en personal de cinco de las siete líneas de ferrocarril, como así también las transferencias a las nuevas empresas concesionarias de las mismas cinco líneas.

 

También se cuentan las transferencias a dos empresas privadas, Ferrovias ($ 194 mill.) y Metrovías ($ 77 mill.), concesionarias de las otras dos líneas de ferrocarril (Belgrano Norte y Urquiza, respectivamente). Por último, las transferencias al transporte aerocomercial se concentran principalmente en Aerolíneas Argentinas S.A.

 

En tanto, las transferencias para el financiamiento de inversiones de los mencionados agentes económicos sumaron $ 4.900 millones (+5% ia.), destacándose entre los principales destinatarios la empresa AySA ($ 690 mill., +19%).

 

 

Observatorio Fiscal

 

Los créditos para gastos corrientes y de capital de la APN registraron incrementos por un total de $ 690 millones durante el primer trimestre de 201510.

 

Dichos incrementos fueron instrumentados a través de una serie de Decisiones Administrativas del Jefe de Gabinete de Ministros dictadas en el marco de las facultades otorgadas por el Artículo 37 de la Ley de Administración Financiera Nº 24.156, como así también por las previstas en el artículo 9° de la Ley de Presupuesto 2015.

 

Se trata, en primer lugar, de la D. A. N° 2 del 28 de enero, por la cual se aprobó un refuerzo de $ 160 millones en las autorizaciones de gastos del Poder Judicial, con la finalidad de atender salarios del mes de enero en el ámbito del Consejo de la Magistratura.

 

En segundo lugar, mediante D. A. N° 78 del 26 de febrero se aprobó un refuerzo adicional de $ 190 millones a esta misma jurisdicción, en este caso con el objeto de afrontar los haberes de febrero. Tanto esta segunda medida como la anterior fueron financiadas mediante la reducción compensatoria de aplicaciones financieras del Tesoro en el Fondo Fiduciario para el Desarrollo Provincial.

 

En tercer lugar, por medio de D. A. N° 58 del 18 de marzo se aprobó un refuerzo de $60 millones en los créditos para gastos de capital del Poder Legislativo, con el fin de afrontar gastos correspondientes a la adquisición, remodelación, equipamiento y puesta en marcha del inmueble en el que funcionará la Defensoría del Público de Servicios de Comunicación Audiovisual, actuante en el ámbito de dicha jurisdicción13. En este caso, el refuerzo en los créditos para gastos es financiado a partir de la incorporación de recursos remanentes de ejercicios anteriores (fuentes financieras).

 

Por último, mediante D. A. N° 59 del 18 de marzo se aprobó un incremento de $ 280 millones en las autorizaciones para gastos de capital del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, compensando nuevamente el incremento con la reducción de aplicaciones financieras del Tesoro en el Fondo Fiduciario para el Desarrollo Provincial.

 

Las partidas adicionales para el MJyDH están previstas para el desarrollo de Complejos Penitenciarios de nueva generación y la mejora de la infraestructura y el equipamiento de las unidades penitenciarias en el ámbito federal.

 

Al utilizarse aplicaciones financieras (o gastos “debajo de la línea”) para financiar un incremento de los gastos corrientes y de capital (gastos “sobre la línea”) se reducen en igual cuantía los resultados financiero y primario presupuestados para el ejercicio.

 

 

 

 

 

 

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades