Continuará la caída del real brasileño

El gobierno de Brasil está luchando contra la corriente y parece estar perdiendo la batalla. Su moneda, el real, continúa depreciándose frente al dólar estadounidense.

 Eso ocurre por una combinación de factores, explica Miguel Ãngel
Boggiano, CEO de Carta Financiera.

 1. La economía brasileña está creciendo a una velocidad más
lenta que la que se esperaba: se proyectaba un crecimiento del PBI de 2,77% y
estas proyecciones ya se han bajado a 2,53%. Cada vez que comienzan estas
revisiones, sólo siguen mayores revisiones hacia la baja.

2. La inflación está creciendo más de lo que se esperaba: en
los últimos 9 meses consecutivos, la inflación creció hasta ubicarse en 6,59%
anual, superando el techo objetivo impuesto por el Banco Central de Brasil de
6,5%.

3. La recaudación impositiva está cayendo en Brasil: se
estimaba un superávit primario (ingresos del estado mayores a los gastos del
estado aunque sin tener e n cuenta los pagos de intereses) de 3,1% del PBI y
ahora el gobierno estima que será de 2,3% (y los privados dicen que no llegará
al 1%).

 Sin embargo, todas estas razones tienen que ver con lo que
pasa puntualmente en Brasil y no tienen en cuenta otro hecho central: el 22 de
mayo la Reserva
Federal
anunció que estaba evaluando cómo y cuándo ir frenando
su intervención en el mercado de bonos (esta intervención es el llamado
“Quantitative Easing”, programa con el cual inyectó dólares para
empujar las tasas para abajo).

 Esta noticia hizo que subieran las tasas de los bonos
estadounidenses y que en consecuencia se hicieran menos atractivas todas las
monedas de los países emergentes (que tuvieron una caída notable). En el último
mes, el real fue la segunda moneda más afectada, detrás del rand de Sudáfrica:

 ¿Hizo algo en gobierno de Brasil frente a esto? Sí. Pero los
efectos han sido muy limitados. Y luchar contra una tendencia tan fuerte que
promete continuar es una batalla perdida. ¿Qué medidas tomó?

 1. Sacó un impuesto de 1% a la venta de futuros de dólar
(para “incentivar” a que la gente quiera vender dólares).

2. Bajó un impuesto de 6% a 0% para la compra de bonos
brasileros por parte de extranjeros.

3. Subió la
tasa Selic
a 8% (para hacer más atractivo tener reales).

 Los efectos fueron muy limitados. Y de seguro deberá
continuar subiendo la tasa
Selic
para intentar frenar la escapada. Pero todo
indica que tendrá que subir mucho más esa tasa para torcer la tendencia.

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades