Canje de deuda: ahora, el turno de otras aves negras

Agotadas las campañas de opinión, parece llegar el momento de los picapleitos. Primero fue un fallido intento contra Mendoza. Ahora, el abogado Ralph Stone -por cuenta del financista Horst Urban- le pide el juez Thomas Griesa frenar el canje.

1 noviembre, 2004

Días atrás, el magistrado a cargo del tribunal federal de Manhattan sur recibió una demanda para frenar la actual propuesta argentina pro canje de bonos incluidos en el cese selectivo de pagos. La presentó el letrado Stone en nombre de Urban, un especulador alemán que afirma representar a todos los tenedores de papeles 2009 y 2017.

Por ende, es una acción colectiva con carácter de “amparo preventivo”. Según el demandante, el canje sería una forma de coacción y podría perjudicar a los bonistas en forma irreparable.

No obstante, en vista de demandas anteriores y varios fallos en la Unión Europea –responsabilizando de esos perjuicios a bancas e intermediarios que vendían bonos chatarra sin decírselo a los clientes-, Griesa ha optado por aguardar la presentación pública de la propuesta argentina.

En otras palabras, el juez le dará tiempo a Buenos Aires para elevar el documento completo a la Comisión Federal de Valores (SEC) y abrir la subscripción internacional. El estudio Cleary, Gottlieb, Steen & Hamilton (contratado por Argentina para representarla en juicio estadounidenses) resta relevancia a los argumentos de Urban-Stone.

Días atrás, el magistrado a cargo del tribunal federal de Manhattan sur recibió una demanda para frenar la actual propuesta argentina pro canje de bonos incluidos en el cese selectivo de pagos. La presentó el letrado Stone en nombre de Urban, un especulador alemán que afirma representar a todos los tenedores de papeles 2009 y 2017.

Por ende, es una acción colectiva con carácter de “amparo preventivo”. Según el demandante, el canje sería una forma de coacción y podría perjudicar a los bonistas en forma irreparable.

No obstante, en vista de demandas anteriores y varios fallos en la Unión Europea –responsabilizando de esos perjuicios a bancas e intermediarios que vendían bonos chatarra sin decírselo a los clientes-, Griesa ha optado por aguardar la presentación pública de la propuesta argentina.

En otras palabras, el juez le dará tiempo a Buenos Aires para elevar el documento completo a la Comisión Federal de Valores (SEC) y abrir la subscripción internacional. El estudio Cleary, Gottlieb, Steen & Hamilton (contratado por Argentina para representarla en juicio estadounidenses) resta relevancia a los argumentos de Urban-Stone.

Compartir:
Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades