CAF, el banco verde de América latina

Durante la COP26 de Glasgow, presentó las principales líneas de acción para convertirse en el banco verde regional y apoyar a los países del área en sus compromisos de conservación ambiental, preservación de los ecosistemas naturales y transición energética.

12 noviembre, 2021

Durante la cumbre, el organismo anunció que durante los próximos cinco años movilizará US$ 25.000 millones para fomentar el crecimiento verde en la región.

Más de 40.000 expertos climáticos internacionales se encontraron en Glasgow para la COP26, una cumbre global que estaba llamada a aumentar la ambición para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, y con ello alcanzar la neutralidad en las emisiones en el 2050. Para América Latina, los retos pasaban por ampliar el financiamiento a iniciativas de adaptación y mitigación; posicionarse como actor de referencia en el todavía incipiente mercado del carbono; y apostar por las soluciones basadas en la naturaleza.

Durante la COP26, CAF anunció que en los próximos cinco años destinará US$ 25.000 millones a fomentar el crecimiento verde en la región. El organismo multilateral plantea una estrategia verde que impulse la acción climática, la conservación de la biodiversidad, la transición energética y las soluciones basadas en la naturaleza. Para ello, movilizará recursos financieros propios y alineará intereses de actores públicos y privados alrededor de la responsabilidad ambiental y social y de la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.

El financiamiento verde de la institución pasará del 24% en 2020 al 40% en 2026, y todas sus operaciones estarán alineadas con los objetivos del Acuerdo de París.

Como parte de esta nueva agenda verde, CAF también anunció que aportará US$ 1 millón para conservar la biodiversidad y el uso de los recursos marinos y costeros del Corredor Marino del Pacífico Este Tropical, una región compartida por Colombia, Costa Rica, Ecuador y Panamá, que genera US$ 3.000 millones anuales derivados principalmente de la pesca, el turismo y el transporte marítimo.

Adicionalmente, durante la COP26 CAF realizó las siguientes actividades:

  • CAF protege 710.000 hectáreas de bosque tropical en Colombia, compensando sus emisiones de gases de efecto invernadero. El proyecto protegerá 70 especies en peligro de extinción, evitará la emisión de 434.387 toneladas de CO2 cada año y proveerá sustento para 1.497 familias de 15 comunidades afrocolombianas.
  • CAF y el MIT crean proyecto para proteger los bosques tropicales de Colombia. Mediante la gestión de datos y tecnologías innovadoras soportadas en uso de drones, este proyecto contribuirá al monitoreo de deslizamiento de tierras, poniendo en marcha un novedoso mecanismo de alerta temprana para reducir la vulnerabilidad climática que históricamente afecta a las comunidades locales de Mocoa, municipio colombiano cabecera del Departamento de Putumayo.
  • CAF y el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires promueven las agendas de buena gobernanza y acción climática de gobiernos locales. Ambas instituciones llevaron a cabo un evento virtualpara presentar la nueva plataforma “BA cambio climático”, que tiene como objetivo vincular las agendas tanto de buena gobernanza como de acción climática, así como fomentar mecanismos de cooperación entre organismos internacionales y gobiernos locales e impulsar una comunidad de prácticas que permite intercambiar experiencias y lecciones aprendidas.
  • CAF presentó los índices de vulnerabilidad al cambio climático de nueve ciudades de Latinoamérica. También durante la COP en Glasgow, CAF presentó los índices de vulnerabilidad al cambio climático de 9 ciudades de Latinoamérica: La Paz y Tarija (Bolivia), Fortaleza y Recife (Brasil), Loja, Portoviejo y Santa Cruz de Galapagos (Ecuador), Trujillo y Piura (Perú).
  • Mercado del carbono: ¿solución climática para América Latina? Entre todas las propuestas, el mercado del carbono parece la más prometedora, especialmente para regiones en desarrollo como América Latina. Estos mercados consisten en que los países realizan transferencias de reducciones de emisiones de forma voluntaria o vinculante entre ellos. Aunque todavía no se encuentran reglamentados, el acuerdo entre los países es fundamental para que se comiencen a activar los mecanismos necesarios para su funcionamiento.
Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades