Bitcoin, un fenómeno que dejará huella

Cualquiera sea la suerte que corra, Bitcoin – la moneda digital -- hará mella en el mundo financiero, dicen los expertos.  

En 1999 un joven de 18 años llamado Shawn Fanning cambió el negocio de la música cuando desarrolló un servicio, que llamó Napster, que permitía a la gente intercambiar archivos musicales entre sí en lugar de comprar  discos a los sellos de grabación. Le hicieron varios juicios y en 2001 Napster cerró. Pero la idea sigue viva en BitTorrent y otros programas de intercambio de archivos entre individuos. La marca Napster la sigue usando un servicio legal de descarga de música. 
La historia de Napster sirve para explicar el entusiasmo que genera Bitcoin, una moneda digital que está basada en una tecnología similar. En enero una unidad de  Bitcoin costaba alrededor de US$15 (los bitcoins se pueden dividir en ocho lugares decimales para transacciones pequeñas). Para alrededor del 10 de abril, se había estabilizado en US$ 179, llevando el valor de todos los bitcoins en circulación a US$ 2.000 millones. La moneda se ha convertido en una de las inversiones más populares del momento, una burbuja inflada por los medios sociales, capital a la deriva en busca de lo último de lo último y tal vez incluso por los ahorristas bancarios nerviosos por lo que acaba de pasar en Chipre. 
Just like Napster, bitcoin puede irse a pique pero dejará un legado duradero. Es cierto que la moneda experimentó una fuerte caída en un momento en que perdió casi la mitad de su valor antes de volver a recuperarlo. Pero el precio es lo menos interesante de bitcoin, dice Tony Gallippi, fundador de BitPay, una firma que procesa pagos en bitcoin para comerciantes. Lo más importante es la capacidad de la moneda para hacer el e-commerce algo mucho más fácil de lo que es hoy. 
Bitcoin no es la única moneda digital, ni tampoco la única exitosa. Las personas que juegan Second Life, un mundo virtual, pagan con dólares Linden; los clientes de Tencent, una empresa de internet china, operan con monedas QQ; y Facebook vende créditos. 
Lo que distingue a Bitcoin es que, a diferencia de otras monedas online y offline,  no está ni creada ni administrada por una única autoridad como un banco central. 
 
Aquí, la “política monetaria” está determinada por algoritmos. Hay que hacer “minería” para obtener nuevos bitcoins, lo que significa que los usuarios pueden comprarlos haciendo competir sus computadoras en la solución de complejos problemas matemáticos. Los ganadores son los que obtienen efectivo virtual. Las monedas mismas son simples cadenas de números. Por lo tanto, son una moneda completamente descentralizada: una suerte de oro digital. 
El inventor, Satoshi Nakamoto, es un misterioso hacker (o grupo de hackers) que lo creó en 2009 y desapareció de la internet en algún momento de 2010. Los primeros adoptantes de la moneda eran libertarios decididos a romper con el control del gobierno. El lugar más infame (en el sentido literal de la palabra: fama negativa)donde se usa bitcoin es Silk Road, un mercado escondido en una parte anónima de la web llamada Tor. Los usuarios encargan productos, por lo general drogas ilegales, y pagan con bitcoins. 
Algunos negocios legales han comenzado a aceptarlas monedas digitales. Un sitio de medio social llamado Reddit y WorldPressSome legal businesses have started to accept Bitcoins. Among them are Reddit, a social-media site, and WordPress, que ofrece hosteo y software a blogueros.  El atractivo para comerciantes es fuerte. Firmas como BitPay ofrece  conversión a dólares a precio de mercado spot. Las tarifas son muy inferiores a las que cobras las compañías de tarjetas de crédito o los bancos, especialmente para pedidos desde el extranjero. Y las transacciones en bitcoins no se pueden revertir, por tanto los impostores no pueden dejar a los comerciantes sin un peso. 
En consecuencia, el negocio Bitcoin se consolidó. La bolsa principal es Mt.Gox. con base en Tokio y manejada por dos franceses, procesa casi 80% de las operaciones de cambio bitcoin-dólar. Si ese negocio fracasara, la moneda se vendría abajo. Es más, la caída de precio el 10 de abril fue provocada por un fallo en el software  de Mt.Gox, que envío pánico a muchos usuarios de Bitcoin. El estatus legal de la moneda no está claro tampoco. El 18 de marzo el Financial Crimes Enforcement Network, un organismo gubernamental de Estados Unidos, propuso regular los intercambios de Bitcoin exchanges; esto sugiere que la agencia no piensa clausurarlo. 
También habrá que superar problemas técnicos, a medida que más usuarios se unen a la red, la cantidad de datos que tiene que circular entre ellos (para verificar la propiedad de cada bitcoin) se agranda, algo que enlentece el sistema. 
Pero el verdadero peligro está en la competencia. Ya se están desarrollando alternativas. Una de ellas es Litecoin, hasta ahora sólo usada  por un pequeño grupo de bichos raros. Se dice que pronto también sería cambiada a dólar por Mt.Gox.
Otra alternativa es Ripple, que será, dicen algunos, más fácil de usar que el Bitcoin. OpenCoin es la start-up que la creó. Las transacciones se aprueban en segundos , que se comparan con los diez minutos que hacen falta para confirmar la operación en bitcoins. Se cree que OpenCoin comenzará a enviar Ripples al público en may. Ha creado 100.000 millones de monedas, y promete no aumentar ese número. 
Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades