Bancos van hacia una reglobalización, pero diferente

Cuando en 2008 se sentían los efectos de la crisis financiera, políticos y economistas comenzaron a temer una desglobalización. S la crisis dañaba el comercio mundial y generaba proteccionismo, se decía entonces, provocaría un retroceso en la globalización de las economías.

<p>Por supuesto que hay un cierto grado de pose entre los bancos que buscan minimizar los cambios impuestos a sus negocios, pero el planteo no deja de ser válido. La señal más cruda de desglobalización entre los bancos se ve en los mercados que financian, como los fondos norteamericanos que dejaron en bloque de financiar bancos europeos. Y los bancos más fuertes, nerviosos con los préstamos interbancarios, especialmente en el extranjero, han recurrido a depositar montañas de fondos excesivos en el Banco Central Europeo y la Reserva Federal de Estados Unidos.<br />
<br />
¿Importa todo esto? Sí. Aunque parece justa decir que la globalización, en términos de comercio, ambición empresarial y movilidad del trabajo – ha salido prácticamente ilesa de la crisis y las recesiones económicas posteriores, esa tendencia no puede continuar si los bancos van en la dirección opuesta. Por lo menos las multinacionales que son los mayores impulsores de la economía global van a descubrir que sus servicios bancarios son menos eficientes y más caros.<br />
<br />
La fractura de esas relaciones sólo sirve para acumular más ventajas en las economías de rápido crecimiento como China. Los bancos chinos tendrán el camino libre para ir tras sus mejores clientes en el extranjero y convertirse en la próxima generiación de bancos globales.<br />
<br />
El tan anunciado dominio mundial de los bancos chinos es mucho más probable a través de este tipo de silenciosa transformación que mediante una toma hostil. Si eso pasa, o cuando eso pase, el negocio bancario tal vez no esté desglobalizado, sino reglobalizado pero en una forma diferente.</p>
<p><br />
 </p>

<p>Parec&iacute;a una perspectiva realista pero en realidad no ocurri&oacute; nada de eso. Las mayores compa&ntilde;&iacute;as del mundo siguen expandi&eacute;ndose y generando negocios fuera de sus mercados locales. A modo de ejemplo, Walmart se expande en el extranjero tres veces m&aacute;s que en su mercado local. Algo parecido ocurre con ExxonMobil y con Toyota.</p>
<p>&nbsp;</p>
<p>Sin embargo en un &aacute;rea importante de la econom&iacute;a ha comenzado un proceso de desglobalizaci&oacute;n. Gracias a una poderosa mezcla de reformas regulatorias y autoimpuestas, los bancos del mundo est&aacute;n abandonando algunas operaciones en lugares remotos. Algunos han llegado a la conclusi&oacute;n de que no vale la pena hacer apuestas de largo plazo en mercados distantes. BNP Paribas fue el &uacute;ltimo en retirar su presencia en banca minorista en Rusia, luego de acciones similares de Barclays y HSBC de Gran Breta&ntilde;a. El Royal Bank of Scotland, el banco brit&aacute;nico en problemas, tambi&eacute;n se retir&oacute; de algunos mercados, especialmente en Asia. Citigroup ha racionalizado sus operaciones en Asia y en toda Europa. Y HSBC podr&iacute;a terminar retir&aacute;ndose de un tercio de los m&aacute;s de 80 pa&iacute;ses donde opera.<br />
<br />
Muchos bancos, obligados a reducir sus requerimientos de capital para acomodarse a las duras reglas regulatorias, se retiran de ciertas &aacute;reas. Esos mismos banqueros de inversi&oacute;n que hace cinco a&ntilde;os se jactaban de ser todo para todos en todos los mercados admiten ahora que tal vez las fusiones y adquisiciones escandinavas o los productos derivativos franceses deber&iacute;an ser dejados en manos locales. <br />
<br />
La fragmentaci&oacute;n de la regulaci&oacute;n amenaza con empeorar las cosas. Los banqueros se quejan de que mientras ciertos pa&iacute;ses y regiones rompen filas con el nuevo libro global de regulaciones Basilea III (que impone requisitos m&aacute;s duros en Gran Breta&ntilde;a, Suecia y Suiza, y probablemente tambi&eacute;n nuevos impuestos a las transacciones financieras) queda da&ntilde;ada la capacidad de los bancos para brindar servicios globales en un pie de igualdad con competidores locales.</p>

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades