A US$ 80,20 como pico, el petróleo tuvo una semana muy firme

Las presiones arreciaron el jueves sobre el mercado neoyorquino, donde los tejanos ligeros alcanzaron US$ 80,20 y cerraban en torno de 80. En ambos casos, son máximos nominales históricas. Por ahora, el fenómeno no golpeará en Argentina, pero inquieta.

13 septiembre, 2007

A juicio de los operadores, estos niveles responden a la escasez de existencias de refinados para consumo final. Sobre todo en Estados Unidos, el mayor demandante mundial de combustibles fósiles. El problema es que los mercados dudan de que el suministro se normalice antes del invierno boreal. El leve repliegue del viernes no calma los ánimos.

Por otra parte, influyó una ola de incendios en campos petrolíferos de British Petroleum (faldeo norte, Alaska), aunque la compañía les restase relevancia, en una actitud típica. El tercer factor proviene de la Organización de países exportadores petroleros (OPEP), que resolvió elevar la producción, pero por un margen mínimo. A juicio de algunos observadores, juega un cuarto componente, la debilidad del dólar (el euro llegó a US$ 1,391).

El jueves, pues, el tejano liviano para entrega en octubre promediaba US$ 80 el barril en el arbitraje vespertino. Menos expuesto, el Brent nórdico registraba US$ 78,10. Igualmente, un valor muy alto. La semana pasada, las existencias norteamericanas bajaban 7.100.000 barriles y rozaban el piso en ocho meses. Los analistas esperaban apenas 2.400.000 de disminución.

Mientras tanto, trascendían discretos contactos entre Argentina, Brasil. Venezuela y Bolivia. En principio, la idea es evaluar la situación creada en los mercados mundiales desde hace algunos días. Por ejemplo, los brasileños han estado consultando con Angola y Nigeria.

A juicio de los operadores, estos niveles responden a la escasez de existencias de refinados para consumo final. Sobre todo en Estados Unidos, el mayor demandante mundial de combustibles fósiles. El problema es que los mercados dudan de que el suministro se normalice antes del invierno boreal. El leve repliegue del viernes no calma los ánimos.

Por otra parte, influyó una ola de incendios en campos petrolíferos de British Petroleum (faldeo norte, Alaska), aunque la compañía les restase relevancia, en una actitud típica. El tercer factor proviene de la Organización de países exportadores petroleros (OPEP), que resolvió elevar la producción, pero por un margen mínimo. A juicio de algunos observadores, juega un cuarto componente, la debilidad del dólar (el euro llegó a US$ 1,391).

El jueves, pues, el tejano liviano para entrega en octubre promediaba US$ 80 el barril en el arbitraje vespertino. Menos expuesto, el Brent nórdico registraba US$ 78,10. Igualmente, un valor muy alto. La semana pasada, las existencias norteamericanas bajaban 7.100.000 barriles y rozaban el piso en ocho meses. Los analistas esperaban apenas 2.400.000 de disminución.

Mientras tanto, trascendían discretos contactos entre Argentina, Brasil. Venezuela y Bolivia. En principio, la idea es evaluar la situación creada en los mercados mundiales desde hace algunos días. Por ejemplo, los brasileños han estado consultando con Angola y Nigeria.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades