Vuelve a fluir el petróleo entre Texas y Nueva York

La compañía que opera la red de oleoductos y gasoductos estuvo paralizada una semana por hacker que exigieron rescate.

Colonial Pipeline, el más grande sistema de oleoductos de Estados Unidos, pagó un rescate de US$ 5 millones para quedar liberado.

Colonial Pipeline es un gran sistema de tuberías para productos refinados de petróleo que tiene un recorrido de 8.850km y capacidad para transportar 3 millones de barriles por día entre Texas y Nueva York.

La semana pasada fue hackeada, supuestamente por DarkSide (un grupo de hackers que operan en Europa del Este), y se paralizó durante todos esos días el transporte de petróleo. Luego del pago, comienza el funcionamiento pero, como dijo el presidente Joe Biden, “esto no es como encender una lamparita y se hace la luz en forma inmediata”.

La operadora del vital gasoducto de la Costa Este pagó a los extorsionistas aproximadamente 75 Bitcoin – o casi US$ 5 millones – para recuperar los datos robados, según personas allegadas a la transacción. Eso permitió que el combustible volviera a circular pero complica los esfuerzos del presidente Biden para impedir ataques futuros.

Colonial Pipeline hizo el pago a DarkSide luego de que los cibercriminales interrumpieran las redes del negocio con ramsomware, una forma de malware que encripta los datos hasta que la víctima paga. Además, amenazaron con darlos a conocer online. Se cree que DarkSide opera desde Europa Oriental, posiblemente Rusia.

Preventivamente, la compañía cerró sus cañerías, que se extienden desde Texas hasta Nueva Jersey y entrega casi la mitad del transporte de combustibles para la costa atlántica. Eso desencadenó una cascada de crisis que obligaron a algunas aerolíneas a hacer paradas para recargar combustible, generó una emergencia en la Casa Blanca, una suba repentina del precio de la nafta y pánico en las estaciones de servicios.

Los republicanos culparon a Biden por el aumento de los combustibles y hubo largas colas de automovilistas esperando cargar sus tanques. El jueves el presidente Biden anunció que las cañerías reanudaban el servicio pero advirtió que llevaría algún tiempo resolver la escasez y pidió a las estaciones de servicio que no especularan con los precios.

Biden no descarta la posibilidad de que la administración castigue a los criminales . Declaró que Estados Unidos adoptará “una medida para desbaratar su posibilidad de operar”.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades