Vacunas basadas en ARN versus vacunas convencionales

Las primeras no introducen un germen debilitado o desactivado. Enseñan a las células a producir una respuesta inmunitaria.

BioNTech compró una planta situada en la ciudad alemana de Marburg para aumentar la producción de una de las vacunas que usan ARN mensajero (ácido ribonucleico) para generar una respuesta inmunitaria que proteja contra el coronavirus. Es el método que utilizan también Pfizer y Moderna.

En las vacunas tradicionales se introduce un germen debilitado o desactivado en nuestros organismos. Las vacunas de ARN mensajero (ARNm), como las de Pfizer y Moderna contra la COVID-19, enseñan a las células a producir una proteína que desencadena una respuesta inmunitaria si la persona se infecta. Cuando la vacuna se inyecta en la parte superior del brazo, el ARNm ingresa en las células que hay cerca del sitio de la inyección y les dice que empiecen a producir la misma proteína que se encuentra en el virus de la COVID-19. El sistema inmunitario reconoce esta proteína y comienza a producir anticuerpos que pueden combatir el virus si la persona vacunada se infecta posteriormente. Las vacunas basadas en ácido ribonucleico reproducen el código genético de un patógeno, en este caso, la proteína que se encuentra en las puntas del coronavirus. Las células del cuerpo aprenden a producir antígenos para combatirla,

En comparación con los métodos convencionales, la ventaja de la tecnología del ARNm es que permite desarrollar y ampliar la producción con más rapidez.

 

 

 

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades