Soledad, la nueva plaga

En la era de híper- conectividad la soledad se expande como un virus.

30 noviembre, 2018

En un momento en que la gente está más conectada que nunca gracias a la tecnología y las redes sociales, las tasas de aislamiento social crecen a una velocidad alarmante. Según John T. Cacciopo, el desaparecido sociólogo investigador de la soledad de la Universidad de Chicago, cerca de 20% de la gente considera que la soledad es una “gran fuente de infelicidad en sus vidas”, y un tercio de la sociedad norteamericana de más de 45 años se siente sola.

Aunque ahora se le está prestando más atención al problema de la soledad, lo que suele quedar fuera de la discusión es por qué la soledad puede ser tan dañina. El problema no es sólo social, también es existencial. Hay una relación directa entre cuán solas se sienten las personas y el sentido que dan a su vida. Lo que más significación da a una vida son las relacines cercanas. Y las investigaciones muestran que la gente que sufre de soledad y aislamiento siente que su vida no tiene significado. De ahí que se asocie soledad con suicidio.

Para algunos, la soledad puede ser temporal y fácil de aliviar (el alejamiento de un amigo o el cónyuge que se aleja en un viaje de trabajo). Para otros, la soledad no se puede resolver fácilmente (la muerte de un ser querido o la ruptura de un matrimonio) y puede persistir cuando no es posible contactarse con otras personas.

 Quienes se dedican a investigar este problema dicen que el aislamiento social es un factor de riesgo de enfermedades y muerte prematura.

Se ha convertido en una plaga entre los jóvenes más que entre los mayores. Por eso ya hay algunos países – como Reino Unido, Estados Unidos, Australia, Japón y Dinamarca – cuyos gobiernos están comenzando a tomar en serio la soledad. Este año el gobierno británico creó un ministerio de la soledad. La Organización Mundial de la Salud incluya ahora las “redes sociales de apoyo” como determinante para la salud.

Claro que no es fácil medir las emocines como se mide el índice de masa muscular o el nivel de azúcar en sangre. Además no todo el mundo cree que la soledad sea la crisis que otros creen. El debate actual no cuestiona si la soledad nos daña sino qué es lo que se puede hacer para aliviarla.

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades