Pros y cons de la vigilancia masiva

Los ecosistemas que están creando las ciudades matarán el anonimato.

Parecería que las ciudades inteligentes están más cerca de lo que podríamos suponer. Ecosistemas de sensores, cámaras y algoritmos. Hay pequeños pasos incrementales , como la profusión de cámaras por todas partes, que van agregando inteligencia a las ciudades. En los países centrales con bastante más velocidad. En Canadá, por ejemplo, partes de Toronto se convertirán pronto en prototipo de ciudad tecnológica. En Londres el sistema de subterráneos anunció un plan para rastrear el movimiento de pasajeros para solucionar problemas de congestión. En Estados Unidos, los lugares de venta de comida rápida al paso probarán escanear los platos para acelerar los pedidos.

 

Cada uno de estos servicios, y muchos otros que van apareciendo, pueden mejorar la vida diaria. Pero todos integrados crearán algo mucho más poderoso que la suma de las partes.

 

Habrá muchas ventajas y algunas desventajas. Una de las desventajas será la pérdida de privacidad, dado que la vigilancia masiva es uno de los pilares del concepto. Es muy posible que desaparezca el anonimato. Otra, para las autoridades, será el problema de cómo almacenar una cantidad tan abrumadora de información. Además, ese precioso botín de información personal será una tentación para los hackers.

 

Estas preocupaciones ya han aflorado en las redes sociales, pero lo que hace la smart city más ominosa es la imposibilidad de evitarla. Uno puede decidir no estar en Facebook o no usar Alexa, pero no podrá verse eximido de la vigilancia permanente del ecosistema.

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades