La tragedia de la pandemia en América latina

Una combinación de factores explica el prolongado aumento de contagios en los países de la región.

La pesadilla del Covid-19 continúa en América latina. En la región se registró más de un tercio de las muertes diarias globales en la semana que finalizó el martes pasado. Y eso ocurre a pesar de que el subcontinente alberga solo 5% de la población mundial. El prolongado aumento de contagios no solamente trae consecuencias económicas y sociales devastadoras – un ejemplo: los niños latinoamericanos no han ido a la escuela durante más tiempo que nadie más en el mundo — sino que además señala las dificultades que aguardan aun después de que mucha gente se haya vacunado.

Donde se ve esto con la mayor claridad es en Chile, un país que vacunó temprano a mucha gente. Aun después de que 45% de los chilenos habían sido vacunados, a principios de junio el aumento de casos obligó al gobierno a declarar una nueva cuarentena en el Gran Santiago, donde habita más de un tercio de la población del país.

Cerca de 77% de los chilenos vacunados recibieron la vacuna producida por la china Sinovac. En Chile, esa vacuna demostró brindar 67% de protección contra la infección. Los funcionarios del gobierno ahora están evaluando la posibilidad de ofrecer una tercera dosis de Sinovac en septiembre y también mezclar diferentes vacunas como refuerzo. Lo mismo ocurre en Uruguay, donde domina la aplicación de Sinovac.

Para anunciar la muerte número 500.000, el diario Folha de São Paulo, sacó su edición con una portada en blanco y con esta frase como único texto: “¿Hasta cuándo vamos a morir?”

El Institute for Health Metrics and Evaluation de la Universidad de Washington estimó que si todos los brasileños vacunados vuelven a los niveles de movilidad prepandémicos podrían morir otros 200.000 para finales de septiembre.

Cómo se explican los aumentos de contagios

La mayoría de los países sudamericanos han vacunado completamente a menos de 10% de sus poblaciones, según Our World in Data.

En Brasil impera la variante Gamma del virus, que, según descubrió un estudio, podría ser hasta 2,2 veces más transmisible que las variantes anteriores. Argentina, Chile, y Perú se encuentran entre los países con difusión de la variante Lambda, una variante de la que hay pocos estudios.

Las olas de contagio se explican también por la existencia de ciudades con alta densidad de población, deficientes sistemas de salud, altas tasas de obesidad y deficiente liderazgo político.

La tierra de las vacunas chinas 

Desde el mes pasado, la mayoría de las vacunas entregadas a América latina eran de fabricación china. La mayor parte fue de vacunas Sinovac, y el resto Sinopharm y ConSino (que demostraron tener por lo menos 70% y 65,5% respectivamente de eficacia en la prevención de la enfermedad. Esas tasas de eficacia, menores que las de vacunas RNA como la Pfizer, es la razón por la que Chile y Uruguay están considerando una tercera aplicación.

Haciendo un balance en la publicación Foreign Policy de la diplomacia china en tema vacunas Oliver Stuenkel, de la Fundación Getulio Vargas, escribe que desde principios de junio y a pesar de la baja eficacia de sus vacunas, China ha mejorado notablemente su posición en la región mediante la provisión de vacunas porque en gran medida, no tuvo oposición. Mientras a principios de mayo China había entregado 75,8 millones de dosis o los ingredientes necesarios para fabricarlas a los 10 países más grandes de la región, la norteamericana Pfizer había entregado 19,5 millones. Desde entonces, la Casa Blanca anunció donaciones de por lo menos 23 millones de dosis al subcontinente latinoamericano.

Competidores cubanos

Los investigadores cubanos acaban de anunciar que la vacuna nacional Abdala, de tres dosis, tiene una eficacia de 92,28% en la prevención del Covid-19 y que la Soberana 2 tiene 62% de eficacia luego de dos o tres dosis. Los resultados completos de la Soberana 2 se esperan próximamente.

Esas vacunas podrían ser herramientas poderosas para el control de la pandemia en América latina y todo el mundo, pues los funcionarios cubanos han dicho que estarían dispuestos a otorgar licencias sobre la propiedad intelectual con un margen pequeño de ganancia.

Para aumentar la producción de dosis, la Organización Mundial de la Salud anunció esta semana que apoyará la creación de un nuevo centro en Sudáfrica para facilitar la transferencia de tecnología para las vacunas mRNA. Esos esfuerzos por aumentar la producción y distribución de vacunas son cruciales para reducir también la tragedia latinoamericana con el Covid-19. .Para muchos, la región es el ejemplo más claro del rotundo fracaso global en el aumento de la producción de vacunas, con todas sus consecuencias económicas y sociales.

Datos tomados de The Coronavirus-Stricken Continent. Foreign Piolicy

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades