La isla de los faisanes: seis meses francesa, seis meses española

La Isla de los Faisanes es el condominio más antiguo del mundo. Mucho antes de que la palabra condominio pasara a querer decir edificio con múltiples dueños, los condominios eran arreglos mediante los cuales dos naciones compartían un territorio asumiendo soberanía conjunta.

El estado de Oregón fue un condominio entre Gran Bretaña y Estados Unidos entre 1818 y 1846. El lago Constance en los Alpes actualmente un condominio entre tres naciones.

La isla de los Faisanes es también Île des Faisans. Se trata de un islote situado cerca de la desembocadura del río Bidasoa entre Francia y España, cerca de la Bahía de Vizcaya, al este de San Sebastián. También es el condominio más pequeño, con una superficie cercana a los 2.000 metros cuadrados.

 

Pero lo más curioso de la isla es que Francia y España no comparten el territorio al mismo tiempo. Según el acuerdo firmado en el tratado de Bayona de 1856, la Isla de los Faisanes pasó a un régimen de soberanía compartida entre España y Francia por la que cada país la administra seis meses al año. El objetivo original era evitar que la isla se convirtiera en un territorio no legislado, y poner fin a las diferencias entre los pescadores de las dos riberas del río Bidasoa. Así, desde finales del siglo XIX, los dos países cedieron la jurisdicción y orden de la isla a los dos comandantes de las Estaciones Navales ribereñas de Fuenterrabía-Hondarribia y Hendaya. Dichos Comandantes son hoy en día representados por los Comandantes Navales de Bayona y San Sebastián; relevándose al frente de la jurisdicción de la isla la mitad del año cada uno.

Entonces, cada febrero los representantes franceses pasan el mando a sus colegas españoles y cada agosto lo recuperan.

A lo largo de la historia la isla ha ejercido un papel destacado en las relaciones entre Francia y España. Durante los numerosos conflictos militares de los siglos XVI y XVII, la Isla de los Faisanes –considerada tierra neutral– sirvió para el intercambio de prisioneros entre ambos países. Además, el lugar también ha servido tradicionalmente para la recepción de infantas, tanto españolas como francesas, que eran conducidas hasta la isla para ser escoltas al país donde debían contraer matrimonio.

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades