La epidemia en las provincias avanza en forma muy dispar

En 2020, CABA y Buenos Aires se adelantaron al resto, con picos de contagios en los meses de agosto y septiembre, respectivamente. También se anticiparon a la segunda ola.

Con contagios que en los primeros 18 días de abril superan al total de cualquier mes previo, incluyendo los picos de 2020. Si se extrapolan los contagios linealmente al total de abril de 2021, este mes registraría en ambas jurisdicciones entre 80% y 110% más casos que en el respectivo pico de 2020, advierte el informe del IERAL de la Fundación Mediterránea.

Otra provincia con muchos casos en la segunda ola es San Luis, que en 18 días de abril de 2021 presenta casi tantos contagios como en todo el mes de noviembre de 2020, su pico de la primera ola. Las provincias que vienen con menor cantidad relativa de casos en la segunda ola son Salta, Jujuy, Misiones y Formosa

En el último año, la incorporación de camas de cuidados intensivos permitió a Argentina pasar de un promedio de 18,8 a 27,7 camas cada 100.000 habitantes. Aun así, y considerando todo tipo de pacientes, actualmente se encuentran ocupadas el 65,8% de las camas UTI a nivel nacional, mientras que en AMBA la ocupación alcanzaría el 74,2%. A esto se suma la fatiga y sobre-exigencia del personal de salud

Pese a los contagios en ascenso por segunda ola, se observa que la cantidad de decesos, normalizada cada 100 mil habitantes, resulta marcadamente menor a los guarismos de octubre 2020, el pico a nivel nacional el año pasado

A nivel nacional se encuentran cubiertos, con al menos una dosis, 10% de la población total y tres cuartas partes de los adultos mayores de entre 70 y 89 años, aunque con marcados contrastes geográficos. Por caso, considerando la población provincial correspondiente al rango etario 80-89 años, provincias como Misiones (48,8%), Santiago del Estero (53,9%), Formosa (60,2%), Tucumán (60,3%) y La Rioja (61,7%) presentan un bajo nivel de cobertura.

Al mismo tiempo, sólo se ha vacunado poco más de un tercio de la población entre 60 y 69 años. Parte de este conjunto aún se encuentra participando en el mercado laboral y está siendo el grupo más afectado por la segunda ola

En lo que respecta a la suspensión de las clases presenciales, sólo las provincias de Formosa, Catamarca, La Rioja y Santa Cruz siguieron las recomendaciones del PEN. Hay que tener presente los efectos sobre la exclusión y las desigualdades sociales que tuvo el 2020, cuando los resultados de las Pruebas Aprender del año 2019 habían dejado a la luz el magro desempeño de los alumnos de 5to y 6to año de la secundaria

La provincia que se consagra como la más deficitaria académicamente en estas pruebas es Chaco, que estableció tres grupos de escuelas: con restricciones, presencialidad mínima y cuidada. En cambio, Formosa, suspendió la presencialidad pese a ser la segunda provincia con los resultados más bajos (88% de los estudiantes no alcanza resultados satisfactorios en Matemáticas mientras que el mismo guarismo es del 57% en Lenguas)

En el resto de provincias con pobres resultados en estas pruebas, Catamarca decidió suspender presencialidad, aunque Santiago del Estero, también con magros rendimientos educativos, por ahora la mantiene. En el caso de La Rioja, que decidió suspender, el 48% no supera el básico en Lenguas; la misma métrica es del 83% en matemáticas. Por su parte, en Santa Cruz, que también se decidió por la educación a distancia, 7 de cada 10 alumnos no supera el básico en Matemáticas, aunque en Lengua obtuvo mejores resultados

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades