La ansiedad crónica daña la salud

Los trastornos de ansiedad comienzan más o menos en la mitad de la vida y son más frecuentes en las mujeres.

21 febrero, 2020

La información que menciona este artículo está tomada de varias respetables publicaciones médicas.

Suelen ser los eventos reproductivos en la mujer, asociados a cambios hormonales, los que provocan ansiedad. Por ejemplo, el aumento de estrógeno y progesterona que ocurre durante el embarazo puede aumentar el riesgo de trastorno obsesivo compulsivo.

Además, las mujeres tienen más probabilidades que los hombres de sufrir abuso físico y mental . Eso también se relaciona con un aumento de la ansiedad.

Además de los síntomas comunes, la ansiedad puede causar:

Problemas respiratorios:

Cuando una persona está ansiosa, suelen aparecer patrones de respiración poco saludables. Respiración corta, rápida y superficial; la cantidad de oxígeno inhalado es mayor que la cantidad de dióxido de carbono exhalado, lo que puede provocar entumecimiento, pérdida de conciencia y mareos.

Un estudio publicado en el American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine en 2005 encontró que las personas diagnosticadas con trastorno de pánico tienen seis veces más probabilidades de desarrollar asma que las personas no ansiosas.

Problemas estomacales y gastrointestinales:

La Asociación de Ansiedad y Depresión de Estados Unidos informa que las personas con ansiedad tienen más probabilidades de experimentar el síndrome del intestino irritable y de desarrollar úlceras..

Además, la ansiedad también puede causar dolores estomacales crónicos, calambres abdominales, diarrea, vómitos, etc.

Problemas de sueño:

Una persona con ansiedad puede tener dificultades para conciliar el sueño. Cuando hay ansiedad, hay mayores niveles de hormonas como cortisol y adrenalina. Eso dificulta el buen sueño.

Mala función inmune

También cita Medical News Today que las personas con ansiedad crónica pueden ser más proclives a contraer el resfrío común y la gripe.

Para la Clínica Mayo, el sistema inmunitario no funciona bien cuando su respuesta de lucha funciona durante demasiado tiempo, Eso es lo que ocurre cuando hay ansiedad.

Dolor muscular:

en personas con ansiedad, parten señales de angustia desde la amígdala al sistema nervioso central para preparar una respuesta al estrés. Esto, puede hacer que los músculos se contraigan con mucha frecuencia, lo que provoca rigidez o dolor muscular, calambres constantes y, a largo plazo, pueden aparecer afecciones crónicas como dolores en las articulaciones, artritis, fibromialgia, entre otros. .

Además, existe una fuerte correlación entre ansiedad, dolores de cabeza por tensión y migrañas o incluso problemas dentales causados por apretar los dientes.

Picos de azúcar en la sangre: a medida que liberamos cortisol y epinefrina durante la respuesta de lucha, el hígado produce más glucosa para darle al cuerpo un impulso de energía. Cuando pasa la emergencia, el cuerpo generalmente absorbe esta azúcar adicional en la sangre, pero, según la Asociación Estadounidense de Psicología, los picos repetidos de azúcar en sangre pueden aumentar el riesgo de que los predispuestos a la diabetes tipo 2 contraigan la enfermedad .

Tomado de LatinAmerican Post

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades