¿Invertir en educación de posgrado es una buena inversión?

“La educación es el arma más poderosa que puedas utilizar para cambiar el mundo”, según  dijo Nelson Mandela. Ahora bien, más allá de que Mandela fue uno de los personajes más influyentes de la historia, aún así… ¿podríamos afirmar que si invertimos en educación, ganamos

19 febrero, 2015

Como directora de una institución universitaria, he visto como la educación cambia las vidas de los alumnos una vez graduados, y me urge afirmar que invertir en educación es rentable. Sin embargo, me siento en la obligación de sincerarme y admitir, también, que uno debe especializarse, diferenciarse, estar constantemente capacitándose para poder competir en un mercado laboral cada vez más exigente y en un contexto cada vez más incierto.

 

Si comparamos a una nación con un individuo, observando a los países más desarrollados, vemos que estos son lo que poseen mejor nivel de educación, entonces;  podríamos llegar a la conclusión de que a nivel personal la educación es poderosa para cambiarle la vida a las personas, ya que mayormente, su calidad de vida depende de su futuro laboral, sus posibilidades de generar sus propios recursos o insertarse en un mundo cada vez más cambiante.

 

Actualmente no se pone en duda que en el nivel de educación primaria, secundaria y universitaria,  la educación es una buena inversión;  se supone que “tener estudios o tener un título” es una garantía para insertarse en el mercado laboral calificado; el problema es que en los tiempos que corren nadie tiene la vaca atada.

 

El factor clave que genera la duda en esta ecuación de invertir en estudio igual a ganancia  a nivel “superior” (por ejemplo posgrado, especializaciones, maestrías, incluso como capacitación continua), es el “cambio”; el hecho que actualmente vivimos en constante movimiento: crisis económicas, marcos de negocios,  los tipos de empleo, las habilidades, la oferta educativa, la forma de comunicarse, los modelos, los roles, los referentes, todo ha cambiado, cambia y seguirá cambiando; la única arma , como dice Mandela, que te permitirá adaptarte, y cambiar el futuro, es la educación.

 

Hablando de cambios, por ejemplo; una crisis económica, hace referencia a un período de escasez en la producción, comercialización y consumo de productos y servicios. La economía es cíclica, es decir, combina etapas de expansión con fases de contracción.  Parafraseando esta definición, podemos decir que esas fluctuaciones hacen que los que no están preparados para acompañar esos cambios, pierdan competitividad a manos de los que adquieren habilidades para saltar obstáculos y sortear la incertidumbre. Como consecuencia, el que más habilidades y herramientas adquiera mientras todo se transforma, es el que mayor destreza demostrará en el peor de los escenarios o panoramas.

 

Volviendo a la fuente y analizando el significado de “inversión” en el sentido económico, Que significa “invertir” en educación en el siglo 21? ¿Cómo saber si será rentable? La respuesta parece tajante también para los autores del libro Funky Business, por ejemplo, ya que afirmaron hace casi 20 años, que el talento mueve al capital.

 

Por: Silvia Garea, Presidente de Asociación Internacional de Estudios (AIE)

Asociación Internacional de Estudios (AIE), primer y único centro habilitado de Universidad de Londres, International Programmes, en Argentina.

Email:  info@aiele.com.arconsultas@aiele.com.ar

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades