Inclusión de género en movilidad y transporte

La guía de la CAF se basa en la evidencia del rol que tienen las mujeres en la economía y la productividad de las ciudades, para impulsar la definición de políticas públicas de transporte y movilidad inclusivas.

En su publicación “Movilidad Cotidiana con Perspectiva de Género: Guía Metodológica para la Planificación y el Diseño del Sistema de Movilidad y Transporte”, realizada en conjunto con la Secretaría de Transporte y Obras Públicas del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, CAF –banco de desarrollo de América Latina- presenta la perspectiva de género como una mirada necesaria para profundizar la accesibilidad urbana.

Hasta el momento, la planificación de la movilidad urbana se ha realizado privilegiando sistemas que responden a un modelo de masculinidad hegemónica, priorizando los desplazamientos lineales por motivo laboral y el vehículo motorizado privado.

Estos sistemas de movilidad no han tenido en cuenta los vínculos entre las diferentes actividades de la vida cotidiana que crean redes complejas de desplazamientos, ni los vínculos con el entorno, contribuyendo a una crisis ambiental, energética y de cuidados a nivel global.

Por otro lado, los datos indican que en Latinoamérica las mujeres realizan una movilidad más sostenible, porque se trasladan mayoritariamente a pie o en transporte público en mayor proporción que los hombres. Concretamente, en la ciudad de Buenos Aires, el 51,1% de los desplazamientos diarios de las mujeres son en transporte público y el 28,4% a pie. Asimismo, teniendo en cuenta el uso de la bicicleta, el 80% de las mujeres se mueve en modos sostenibles, frente al 67,5% de los hombres.

En esta línea, la guía metodológica de CAF propone avanzar hacia un cambio de paradigma de movilidad, considerando un modelo enfocado en la vida cotidiana de las personas, que valora y pone en el centro los patrones de movilidad sostenible de las mujeres y otras identidades de género, priorizando la movilidad a pie, en bicicleta y en transporte público, no solo porque son hábitos de desplazamiento más sostenibles y saludables, sino porque también son más equitativos.

Así, el objetivo de la publicación es proporcionar conceptos y herramientas de análisis, aplicación, evaluación y seguimiento para integrar la perspectiva de género en los sistemas de movilidad y transporte. Está estructurada de acuerdo a los diferentes pasos a seguir en la planificación de la movilidad con perspectiva de género.

“Incorporando mujeres a la toma de decisiones y a los procesos de operación, vamos a enriquecer también la mirada sobre las necesidades y vamos a ir ablandando un poco este sistema que en algunos casos tiene un paradigma aún viejo, y no nos tiene en cuenta a la hora de pensar nuestras necesidades”, afirmó Lucila Capelli, subsecretaria de Planificación de la Movilidad de la Ciudad de Buenos Aires.

Concretamente, la inclusión de la perspectiva de género en el planeamiento de la movilidad significa avanzar en tres ámbitos: primero, garantizar una visión completa e integral de la movilidad cotidiana; segundo, ampliar el concepto de la seguridad en la movilidad, atendiendo a las violencias contras las mujeres y las percepciones de seguridad diferenciadas; y tercero, avanzar hacia la equidad de género y el incremento de mujeres en la planificación, diseño y gestión de la movilidad.

Al respecto, el vicepresidente de Infraestructura de CAF, Antonio Pinheiro Silveira, destacó que: “El propósito de CAF al impulsar esta guía es promover la inclusión de la perspectiva de género en el sector de movilidad y transporte, mediante la aplicación de herramientas prácticas para la planificación, diseño y ejecución de intervenciones de movilidad urbana que considere las distintas necesidades de traslado de mujeres, hombres, niñas y niños, con un foco en la movilidad cotidiana de las personas”.

La guía plantea 5 cualidades a las que debería responder la movilidad basada en la perspectiva de género, a saber:

  • Movilidad cotidiana y cuidadora: refiere al diseño del sistema de movilidad, que -a través de recorridos funcionalmente útiles, multimodales y multiescalares- debe apoyar las tareas de cuidado, tanto las no remuneradas como las de personas trabajadoras del hogar.
  • Movilidad accesible y diversa: tiene como objetivo lograr que el sistema de movilidad y transporte responda a la diversidad de necesidades, ritmos, cuerpos, estados de salud y niveles económicos.
  • Movilidad segura y libre: busca ampliar el concepto de seguridad en el transporte incorporando el abordaje de las violencias contra las mujeres, el acoso sexual y otros delitos de odio; y, a su vez, condiciona la percepción de miedo y seguridad a la movilidad de las personas, en particular de mujeres y niñas.
  • Movilidad nocturna y festiva: pretende analizar y atender a la movilidad en el ciclo 24/7 -24 h los 7 días de la semana-.
  • Movilidad equitativa y participativa: promueve la equidad de género en los equipos de trabajo de todos los niveles del sistema de movilidad y transporte, a la vez que busca favorecer la participación activa de las mujeres en políticas de movilidad.

 

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades