Europa está en el horno

Las temperaturas extremas podrían convertirse en el status quo, advierten los científicos.

Alemania, Francia, Bélgica y Holanda volvieron a tener temperaturas récord el jueves en unas ola de calor que los científicos relacionan con el cambio climático.

París registró las temperaturas más altas desde que comenzó a registrarlas, con una máxima de 42,6º , muy por encima del récord anterior de 40,4º en julio de 1947.

 

En la capital francesa turistas y locales se refrescaban en las fuentes y piletas instaladas por las autoridades junto al canal Ourcq en el sector norte de la ciudad.

 

Las autoridades pidieron a las personas que no descuiden a los que viven solos y también que tengan cuidado al zambullirse para refrescarse. Ya hubo varios casos de personas ahogadas.

 

Las altas temperaturas son provocadas por una masa de aire caliente proveniente del desierto del Sahara y atraviesa el continente a muy altas presiones.

 

El récord de Holanda, de 39,3º en Eindhoven, duró menos de 24 horas antes de ser superado por 40,4% en Gilze-Rijen.

 

Bélgica registró un récord de 40,2º en Angleur, pero el jueves a la noche la temperatura llegó a 40,6º en Kleine Brogel.

 

Alemania, por segundo día consecutivo, la temperatura llegó a 41,5º en la ciudad de Lingen, al noroeste del país. El récord anterior había sido de 40,5.

 

Los científicos del clima advierten que las altas temperaturas podrían convertirse en el status quo porque la temperatura en la superficie de la tierra ha subido un grado desde la era industrial.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades