El secreto de Stonehenge

La existencia de cristales de cuarzo en la composición de las piedras explican por qué el monumento sigue en pie después de más de 5.000 años.

El cuarzo hace a las piedras más fuertes y menos susceptibles a la erosión de los elementos.

El primer análisis científico exhaustivo de los imponentes megalitos de Stonehenge revela algunas de las características que las convirtieron en el material de construcción ideal para el famoso monumento en el sur de Inglaterra incluiday su increíble resistencia al desgaste.

Esta semana los investigadores describieron una batería de exámenes que permitieron observar el interior de una de las 52 rocas de arenisca y así obtener información sobre su composición química y geológica.

Al estudiar la estructura interna de la Piedra 58 observaron la existencia de granos de cuarzo (del tamaño de un grano de arena) estrechamente entrelazados con con un mosaico de cristales de cuarzo. El cuarzo es extremadamente durable y no se desgrana ni se erosiona aunque sea expuesto a los vientos y al clima en general.

“Eso explica la resistencia de la piedra al desgaste climático y por qué es un material ideal para construir monumentos”, dijo David Nash, geomorfólogo de la Universidad de Brighton, quien lideró el equipo de estudio.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades