El plástico que envuelve la comida para llevar es un gran contaminador de los océanos.

Un estudio sugiere que es urgente reemplazarlo por materiales biodegradables.

Esa lámina tan finita de plástico con que vienen envueltos los platos para llevar, sándwiches o incluso las verduras cortadas que venden las verdulerías es un fenomenal contaminante de ríos y mares, según un nuevo estudio.

Un grupo de científicos analizó los inventarios globales de basura y catalogaron más de 12 millones de piezas de residuos encontrados en ríos, océanos, playas y lechos de mar. Encontraron también que 8 de cada 10 elementos de basura estaban hechos de plástico. Y que 44% de esa basura plástica se relacionaba con comidas y bebidas para llevar.

Botellas descartables, contenedores de comida y envoltorios y bolsas de plástico constituían la mayor parte. “Fue un verdadero shock descubrir que las bolsas, botellas, bandejas y cubiertos junto con las láminas de envoltorios representan casi la mitad de los objetos hechos por humanos a escala global”, dijo la líder del estudio, Doctora Carmen Moralez, de la Universidad de Cádiz, España.

Las medidas para reducir la polución plástica hasta ahora se ha concentrado en cosas como sorbetes, palitos para revolver bebidas y vasos, cosas que sons relativamente fáciles de reemplazar. Los investigadores dicen que, si bien esas acciones son bienvenidas, hay que encarar la reducción del plástico proveniente de las comidas y bebidas para llevar. Dicen que ese tipo de material suele ser descartado muy poco después de comprar los productos y que debe ser urgente objeto de estudio para que sea reemplazado por materiales biodegradables.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades