El corto plazo desde el contexto de incertidumbre

“Para salir, necesitamos un boom exportador, no de uno, dos o cinco años, sino en forma continua”.

 Tal fue el diagnóstico de Ariel Coremberg, durante el segundo capítulo del 9º Fórum Empresarial de Buenos Aires”

El 13 de mayo, LIDE Argentina llevó a cabo el segundo capítulo del 9º Fórum Empresarial de Buenos Aires. En esta oportunidad el debate se enmarcó dentro del tema “Economía del Plazo Corto. Perspectivas desde la incertidumbre”.

El evento dio inicio con las palabras de Rodolfo de Felipe, Presidente de LIDE Argentina: “Analizaremos la economía de este año 2021 a partir de variables que gravitan en ella, como son la monetaria, la fiscal y la institucional, y desde las perspectivas de corto plazo en un año electoral.

En tiempos de pandemia, en épocas de “Cash is King” (el efectivo es el rey)”. Y prosiguió: “Todos quienes tenemos responsabilidades en el sector privado, estamos llenos de preguntas: ¿Renunciamos a la liquidez e invertimos? ¿Cómo nos protegemos, en caso de lanzarnos a cruzar el río? Y si lo hacemos… ¿qué nos espera en la otra orilla? ¿Cómo se resuelve el tema de falta de dólares?”

“Para conversar de estos temas tan interesantes para todos quienes tenemos responsabilidad de liderazgo, y otros que ustedes quieran plantear, esta mañana tenemos a una moderadora de lujo y a tres expertos de excelencia: Diana Mondino, Presidente de LIDE Economía, Ramiro Castiñeira, Director de Econométrica; Manuel Calderón, Director de BEEX; y Ariel Coremberg, Director Centre of Studies of Productivity ARKLEMS”.

Diana Mondino, puso en contexto los temas específicos sobre los que discurrió el foro: “Tal como lo dice el tema tratado hoy, Argentina está focalizada en el corto plazo y el problema probablemente será que nunca hay tiempo, ganas o coraje para trabajar pensando en el largo plazo”.

“En nuestro país tenemos la mala costumbre de tomar decisiones sin analizar un concepto que en estadística es muy simple: error tipo 1 y error tipo 2. El primero de ellos se basa en tener una hipótesis, creer que puede ser cierta, pero no actuar por temor a lo que pueda ocurrir; o al revés, actuar para ver que después no sucede lo que se creía que iba a pasar”.

Y continuó: “Entonces, actuar o no actuar; equivocarme o no equivocarme, genera verdaderos problemas. Por supuesto que si tenía razón sería el escenario ideal, pero depende de lo que haya dicho yo para tener razón”.

“Argentina tiene varios problemas que se manifiestan en la caída del PBI per cápita en una forma singular, y el problema no es sólo ese, sino que otros países han crecido, es decir la brecha que se está generando con nuestros vecinos es muy grande. Estamos instrumentando políticas muy diferentes y tenemos inestabilidad en la macroeconomía y a nivel institucional”.

“Por lo tanto estaremos hablando con nuestros tres invitados sobre el tema macro, política fiscal, política monetaria, de la estructura económica argentina y de los temas institucionales”, concluyó.

Ramiro Castiñeira estructuró su ponencia en tres temas: soja y BCRA, inflación y nivel de actividad, deuda y elecciones. Iniciando el primer tema, Castiñeira manifestó: “La entrada de dólares es PxQ, donde P es el precio y Q la cantidad. En relación a la cantidad, en esta campaña la soja llegó a 47M de toneladas, un poco menos que al año anterior, pero no fue un año malo; y el descenso que experimentó la última campaña se debe al impacto de las políticas públicas: las retenciones y el desdoblamiento cambiario desalientan la producción”.

“En relación al precio de la soja, en muy corto plazo duplicó su valor, llegando a los 600 dólares por tonelada, lo que trae como consecuencia un récord histórico en la liquidación de divisas. En los primeros cuatro meses del año, la liquidación alcanzó los 10.000 millones de dólares, que es doble de lo que se liquidó al año pasado.”

“A pesar de ello, el BCRA compró dólares al precio oficial y lo vendió al mercado paralelo, por lo que los 4.500M de dólares adquiridos, sólo generaron un aumento de las reservas de 1.600M de dólares, con un total de reservas de 40.000M, con un aumento en mayo de unos 5.000 millones”.

En relación al tema Inflación y nivel de actividad, el economista indicó: “Los salarios registrados están creciendo al 33% anual, con una inflación del 42% interanual, con un ritmo en aumento, lo que determina que el salario real esté cayendo a un ritmo del 7% interanual. Los salarios se están quedando rezagados y por lo tanto se resiente la actividad. Argentina está estancada desde hace una década, en mayo del año pasado se tocó un piso producto de la pandemia y lo que se estima es que el crecimiento quedará en un 2 ó 3 % por debajo de los niveles pre pandemia”.

Para finalizar, Castiñeira hizo referencia a los vencimientos de deuda con el FMI Y el Club de París: “Es muy posible que en los próximos meses Argentina entre en default con el Club de París, algo que ya es normal, de los últimos 20 años, 14 estuvo en cesación de pagos con ese organismo”.

“En relación a los pagos al FMI, podríamos estirar el default hasta marzo de 2022, lo cual no rompe la cadena de pagos en el mercado interno ya que no es un default con acreedores privados, pero obviamente mete a la Argentina en el marco de default con los organismo internacionales, debido a que el país, simplemente no tiene plata, los únicos dólares genuinos son los del sector privado. Hoy el BCRA puede devolver los depósitos del sector privado porque son los únicos dólares que le quedan, que son 11.000M de dólares, de los 14.000M existentes”.

Y finalizó: “Argentina va directo a un default con los organismos internacionales, por la simple razón de que no tiene el dinero suficiente para pagar sus deudas”.

Manuel Calderón, inició su ponencia evaluando los dos modelos que pueden intervenir en los acontecimientos que se desarrollan en el país: “Para comprender un poco de la dinámica Argentina de largo plazo, por qué se mueven tan abruptamente los precios de los activos, hay que entender que siempre hay dos modelos en un futuro potencial: un populismo redistributivo y otro de austeridad y mercado, y el valor de la Argentina, en términos de precios de activos, bonos, empresas, tiene que ver con la expectativa acerca de qué tipo de modelo se va a implementar en el futuro, tal como sucedió luego de las PASO de 2019”.

“El modelo de populismo redistributivo es un modelo de dominancia fiscal, que lleva a un exceso de pesos. Al no poder aumentar los impuestos tradicionales, el Gobierno recurre al impuesto más fácil de recaudar y el más costoso que es el impuesto inflacionario. Por su parte, el BCRA retira del mercado pesos, que este momento son bonos o deuda que podría generar un problema muy grande si no son renovados a cortísimo plazo, lo que genera el surgimiento de un mercado paralelo del cual el Gobierno también participa”.

Para finalizar, entre los shocks exógenos que el país podría esperar que se produzcan en 2021, Calderón remarco:

  • ¿Se completará la vacunación local/global? ¿Pueden aparecer nuevas cepas que compliquen a situación?
  • El Plan Biden. ¿Será un impulso a la economía pero con inflación?
  • La política de la FED comienza a dar indicios de subir la tasa, lo cual puede generar un desplome de los precios de los activos.
  • ¿Impacto en el precio de los commodities?
  • Volatilidad e incertidumbre mundial.
  • El importante factor en las expectativas.

Por su parte, Ariel Coremberg basó su consigna en demostrar –entre otras cosas- que la actual situación económica no es resultado de la pandemia sino de cómo se trató esta con diversas medidas de políticas públicas.

“Lo primero y fundamental que hay que tomar en cuenta es que Argentina hoy produce casi lo mismo que en el año 1974, apenas un 2% arriba”. ¿Por qué? Porque tenemos una tasa de inversión que en el segundo trimestre del año pasado llegó al 9% del PBI, cuando nuestro país genera un promedio anual de tasa de inversión del 17%, aún así no alcanza a obtener entre los 22 y 25 puntos del Producto y sostenerlo en forma continua, la tasa de inversión apenas si alcanza a reponer la depreciación de la maquinaria”.

Además, “el nivel de productividad cuando se compara el PBI no sólo con el trabajo sino con el capital y resto de los factores productivos, está a niveles del año 1950, aún cuando tengamos una recuperación a tasas chinas este año, la productividad total de los factores está prácticamente igual a la del año 1952. Un país que no ahorra en moneda doméstica, y que no traduzca ese ahorro en inversión, es imposible que se desarrolle”.

“Para salir, Argentina necesita un boom exportador urgente, no de uno, dos o cinco años, sino en forma continua. El norte estratégico debe ser exportar. Necesitamos dólares para importar para todos los sectores productivos, pero también para los servicios basados en el conocimiento que tienen un potencial exportador que hay que apoyar”.

Por último, Coremberg declaró: “Lo que hay que reconstruir en Argentina es mucho más que una política económica, sino la posibilidad de hacer una política económica adecuada: BCRA independiente de la política, una Comisión de Defensa de la Competencia que forme tribunales independientes y organismos anticorrupción independientes del auditado. En la medida que no intentemos poner en práctica alguno de estos elementos, no vamos a salir de la crisis”.

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades