Dólares de madera, como en los años de la depresión

Un pueblo de Norteamérica imprime dinero que solo circula en sus propios negocios durante la pandemia, una costumbre que se remonta a los años 30.

Durante los largos años de la Gran Depresión en Estados Unidos, el pueblo de Tenino concitó la atención de todo el país cuando imprimió miles de dólares de madera para mantener a flote su economía. Ahora que enfrenta lo que podría ser la peor caída económica desde aquella época el concejo municipal aprobó una ordenanza autorizando la impresión de certificados de manera por un valor de hasta US$ 10.000.

Los residentes que se encuentran dentro de los límites de ingresos fijados por los lineamientos federales de pobreza y que demuestren daño financiero provocado por la crisis del nuevo coronavirus podrían recibir hasta US$ 300 por mes en pagaré respaldado por el fondo general de la ciudad para ser usado en comercios locales.

El concepto de dinero de madera nació entre los líderes de Tenino cuando a fines de 1931 cerró sus puertas el banco local. Era uno de los 1.000 bancos que cerraron en el último trimestre de ese año. Pero para Tenino, que solo tenía un banco, la situación era especialmente grave. Para solucionar la crisis de efectivo, el entonces director del diario del pueblo propuso una idea a las autoridades: emitir temporalmente un pagaré para facilitar las transacciones dentro de la comunidad. Los residentes firmaron pagarés obligándose a reembolsar a la cámara de comercio cuando reabriera el banco. Los billetes causaron sensación en el país y muchas municipalidades adoptaron medidas similares para apuntalar sus economías

En la actualidad la pandemia destruyó los negocios locales de Tenino, que tiene una población de tan solo 1.884 personas, Los residentes no podían comprar los alimentos cotidianos Durante más de un mes, el centro de la población estuvo prácticamente abandonado. Para recuperar la economía Wayne Fournier, el alcalde decidió tomar medidas para ayudar a las familias y a los individuos. Se le ocurrió reflotar la idea de imprimir un dinero exclusivo para el pueblo.

Fournier decidió que Tenino apartaría US$ 10.000 para distribuir entre los residentes de bajos ingresos afectados por la pandemia. Pero en lugar de usar dólares federales, imprimiría el dinero en delgadas láminas de madera destinado exclusivamente para ser usado en Tenino.

Se inspiró en la historia del pueblo. Pero ¿por qué imprimir dinero en madera? ¿Por qué no dar a los residentes US$ 300 en dólares federales? La respuesta es simple: al crear su propia moneda local Tenino mantiene el dinero en la comunidad. Fournier lo explica así: “ Amazon no va a aceptar dólares de madera” “El dinero se queda en el pueblo. No va a parar a Walmart ni a Costco ni a cualquiera de esos lugares.

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades