¿Crecimiento verde? ¿Es eso posible?

No, dice Simon Kuper. La única forma de impedir una catástrofe climática es "de-crecer".

25 octubre, 2019

La historia que nos gusta creer, dice Kuper, es que una vez que la humanidad se libre de dinosaurios como Trump, de las ambiciosas corporaciones y de los lobistas por los combustibles fósiles, las industrias van a crecer con energía solar, eólica, con vehículos eléctricos y ropa sustentable. Será una sociedad en la que todos ganen y todos consuman. La historia, dice, se llama “crecimiento verde”.

 

La tesis que pasa a desarrollar es que tal cosa no existe. Al menos no en los próximos 20 años durante los cuales el mundo tiene que reducir drásticamente las emisiones para mantener habitable el planeta. Según él, esta generación tiene que optar entre ser verde o crecer. No puede aspirar a las dos cosas.

 

Luego de abundar en cifras que muestran la contradicción entre crecer y cuidar el planeta, Kuper concluye que pasar de crecimiento sucio a crecimiento verde tomará mucho más tiempo del que tiene esta generación. La infraestructura que está usando la economía mundial ya está construida y no es verde. Los aviones y barcos que se usan hoy se usarán también en 2040. Todavía no hay alternativas verdes.

 

Su conclusión: si por ahora no hay crecimiento verde, la única forma de impedir una catástrofe climática es “de-crecer” ahora, no en el año 2050: abandonar los vuelos, el consumo de carne y la compra de ropa hasta que haya alternativas verdes. El crecimiento y la democracia aparecieron recién cuando el carbón gestó la revolución industrial. De ahí su pregunta final: ¿La democracia podría sobrevivir sin emisiones de carbono?

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades