Comienza el Mundial, y ¡adiós a la política!

Un millón de visitantes extranjeros aguarda Rusia durante los próximos 30 días. Muchos de ellos serán estadounidenses que aspiran –junto con México y Canadá- a ser sede de la Copa en 2026. Todas las disputas internas en casi todos los países, pasan a segundo plano por algunas semanas. Argentina, obviamente, confirmará la regla.

 Llegó el día tan esperado. La fiesta global del fútbol comienza en Moscú, y tanto en Rusia, como en el resto del planeta, los grandes debates políticos quedan en hibernación durante un mes.

No solamente en el país anfitrión –donde los disidentes suelen hacer pasar malos ratos al Kremlin-, sino en todos los continentes. China, que lamenta que su equipo nacional no sea de la partida, vivirá cada encuentro con intensidad.

Hasta Estados Unidos siente las vibraciones. Su equipo nacional no logró llegar a Rusia, pero del millón de visitantes que se aguardan en las próximas semanas, buena parte serán estadounidenses.

Sin contar con otro ingrediente esencial. Donald Trump fustigó duramente al Primer Ministro de Canadá, y no vaciló en llamar “violadores y asesinos” a sus vecinos mexicanos. Pero ahora pone cara beatífica y se une con México y Canadá para que los tres países, incluyendo a EE.UU, sean la sede de la Copa Mundial de 2026. Algo que define la FIFA.

También en la Argentina –un país esencialmente futbolero- los desencuentros ideológicos o políticos entran en receso, mientras cada argentino se convierte en director técnico de la selección nacional.

Nada muy diferente de lo que ocurrirá en Brasil, otra potencia futbolística que vibra con sus colores. Los debates sobre quiénes deben ser candidatos presidenciales, o sobre qué políticos deben ir presos, se reanudarán a finales de julio.

Las autoridades rusas, por su parte, estarán alertas a cualquier peligro de amenaza terrorista o de desórdenes provocados por los temibles holigans de todo el mundo. De paso, aprovecharán la excusa para silenciar y omitir cualquier disenso interno que pretenda manifestarse.

 

Vladimir Putin tiene casi un mes para demostrar que todos los esfuerzos occidentales para ignorar y degradar la imagen rusa, han sido inútiles. Imágenes de Rusia y del pueblo ruso estarán a toda hora en los televisores de todo el mundo.

Lo único singular ocurre en Moscú. En todas las capitales del mundo donde se jugó la copa mundial, la población local participó activamente de la fiesta. Pero en la capital rusa, millares de personas alquilaron a turistas sus viviendas y se van afuera de la congestionada ciudad, hacia distantes lugares tranquilos “lejos del mundanal ruido”. En gran medida, ese éxodo revela la poca confianza que existe en el probable desempeño del seleccionado local.

 

En verdad, no son muchos los que esperan ver muy buen fútbol. Es más sobre una enorme fiesta colectiva y la exaltación de los nacionalismos según el comportamiento de los equipos nacionales, y la perspectiva de que grandes jugadores hagan maravillas que serán recordadas por décadas. Antes, cuando era el seleccionado soviético, el team que debuta frente a Arabia Saudita, incluía muchos jugadores de Ucrania, algunos con enorme habilidad. Pero Ucrania es ahora otro país, con relaciones belicosas entre ambos vecinos.

 

Sin embargo, hubo mucha buena suerte –demasiada, sostienen los suspicaces- ya que el grupo de partida enfrenta a los rusos con Arabia Saudita, Uruguay y Egipto. Menos difícil que otros grupos para avanzar en la competencia. Algo que queda por verse.

 

El gobierno de Putin obtuvo la distinción de ser sede del torneo mundialista en 2010. Años después, le hubiera sido difícil ser electo.

 

El mundo recuerda la anexión de Crimea en 2014, la guerra que no cesa con el borde oriental de Ucrania, y la masiva intervención en Siria.

 

Por eso Rusia hará todo lo que pueda para mejorar su imagen internacional con este acontecimiento deportivo. Muchas cosas pueden ocurrir durante los próximos días en los diversos estadios donde se congregan –personalmente o de modo virtual- millones de seguidores de esta nueva religión global.

 

 

 

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades