Buscan el origen del coronavirus

Nadie puede encontrar el animal que fue vehículo de transmisión del SARS-Cov-2, que a su vez provocó la pandemia de Covid 19.

Han circulado hasta ahora una serie de versiones sobre el posible origen del coronavirus. Una dice que fue un comerciante de animales que contrajo un nuevo virus de un pangolín congelado. Otra que une un científico en un laboratorio estudiando varios virus de murciélagos que resbaló y respiró el aire contaminado. Otra versión dice que un hombre se enfermó después de recolectar guano de murciélagos de una caverna para usar como fertilizante.

¿Habrá sido alguna de estas situaciones lo que disparó la pandemia de Covid-19?

Esa es la tarea que tiene por delante una comisión conjunta de investigación convocada por China y la Organización Mundial de la Salud (OMS). Los científicos se encuentran investigando el origen de la Covid-19. Lo que saben hasta ahora es que un coronavirus muy parecido a otros encontrados en los murciélagos hizo el salto hacia los humanos apareció en la ciudad china de Wuhan para diciembre 2019 y desde allí encendió el peor desastre de salud del siglo 21.

También se sabe que no han encontrado el detalle fundamental: si fue realmente un virus originado en los murciélagos, ¿cómo hizo para pasar a los humanos de criaturas que viven recluidas en cavernas remotas? Se espera que pronto la comisión produzca un informe que tendrá no menos de 300 páginas y que resume todo lo que se sabe de los primeros días del brote y del esfuerzo chino por ubicar el origen y es probable que avance una tesis favorita: que el virus SARS-Cov-2 llegó a los humanos desde los murciélagos a través de una especie huésped intermedia, como un animal salvaje vendido como alimento en los mercados de Wuhan.

Según la opinión de Antonio Regalado, quien reseña la noticia en el MIT Technology Review, la hipótesis es razonable: en el pasado otros coronavirus de murciélagos han saltado a los seres humanos de esa forma. De hecho, ese fue el origen del SARS, un coronavirus similar que provocó pánico en el mundo en 2003 cuando se propagó desde el sur de China y enfermó a 8.000 personas.

Pero esta vez, la hipótesis del huésped intermediario tiene un gran problema. Más de un año después de que comenzó la pandemia de Covid-19, no se ha identificado a ninguno de los animales que sirven de alimento como reservorio del virus de la pandemia. Y eso a pesar de los esfuerzos de China en el testeo de miles y miles de animales. Las pruebas incluyeron a cerdos, cabras y gansos, según Lian Wannian, quien encabeza el equipo chino de la comisión investigadora. Nadie ha encontrado “un progenitor directo” del virus. Por lo tanto, la pandemia sigue siendo un misterio sin resolver.

El factor político

Es muy importante averiguar cómo comenzó la pandemia, porque después de matar a 2 millones y medio de personas y de causar billones y billones de dólares en pérdidas económicas, todavía no terminó. çEl virus podría estar estableciéndose en nuevas especies, como conemjos salvajes o incluso mascotas. Saber cómo comenzó la pandemia podría ayudar a los expertos a evitar la próxima, o al menos a reaccionar más rápido.

Se sabe que la búsqueda del origen de una enfermedad tiene ventajas. Después del brote de SARS 2003, los investigadores acumularon una gran base de conocimiento sobre ese virus. Ese conocimiento fue lo que aceleró el desarrollo de vacunas para el nuevo coronavirus en 2020. Una compañía china, Sinovac Biotech, desempolvó el diseño de la vacuna de hace 16 años que había guardado después de contener el brote de SARS.

Pero algunos temen que toda esa investigación pudo haber salido trágicamente mal. Esa gente señala una coincidencia llamativa: el Wuhan Institute of Virology, el epicentro mundial de investigación del peligroso coronavirus del murciélago, relacionado con el SARS-Cov-2, se encuentra en la misma ciudad donde apareció la pandemia. Sospechan que el Covid-19 es el resultado de una filtración accidental del laboratorio.

”Es posible que hayan causado una pandemia que intentaban prevenir”, dice Matthey Pottinger, asesor de seguridad de la Casa Blanca. Él cree que es muy posible que el virus haya surgido del laboratorio y que el gobierno chino se niegue a admitirlo. Por eso, según él, la participación de Beijing en la investigación conjunta es insuficiente para una investigación creíble.

Lo que es evidente es que la investigación para encontrar la causa de la pandemia tiene una gran carga política por la forma de asignar la culpa por el desastre global. Ya desde el año pasado la búsqueda del origen de lo que Donald Trump llamaba “el virus chino” fue el centro de las batallas comerciales entre Estados Unidos y China.

China, paralelamente, buscó oportunidades de difundir la responsabilidad. Los investigadores chinos encontraron formas de sugerir que Covid 19 comenzó en Italia o que llegó a Wuhan en carne congelada. Esa teoría, de la “cadena de frío” podría ubicar el origen, y la culpa, muy lejos de las fronteras chinas.

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades