A Trump le dieron un esteroide reservado para casos graves

Pero salió en auto a saludar a manifestantes exponiendo a los miembros del Servicio Secreto al volante.

El presidente Donald Trump comenzó recibiendo la droga con el esteroide dexametasona, algo que generalmente se reserva para los pacientes con casos agudos de Covid-19. Un estudio realizado en junio descubrió que la dexametasona reduce notablemente la posibilidad de muerte en pacientes graves. La Organización Mundial de la Salud recomienda que solo le sea administrada a pacientes con Covid-19 agudo”.

En una conferencia de prensa realizada el domingo sus médicos anunciaron que Trump solicitó oxígeno extra cuando bajaron sus niveles de oxígeno. El presidente también está recibiendo una dosis de cinco días de remdesivir, una droga que, se supone, podría reducir el tiempo de internación y salvar vidas a pacientes con covid 19. En la conferencia de prensa de hoy, sus médicos dijeron que ya puede levantarse y caminar y que podría ser dado de alta hoy.

Dado que tiene 74 años y sobrepeso, el presidente está en zona de alto riesgo. Pero no se sabe si el cóctel de drogas que se le está suministrando se debe a la evaluación de sus médicos o si es Trump quien les ordenó que lo hagan. El viernes se le dio una dosis de un tratamiento experimental de anticuerpos que todavía no está autorizado por la FDA. Es una medicación que está siendo desarrollada por Regeneron y se propone imitar una poderosa respuesta inmune para prevenir un caso serio de covid-19.

Los científicos no han estudiado qué consecuencias podría tener en su eficacia el uso simultáneo de todas esas drogas.

Es imposible saber con exactitud cómo contrajo Trump la enfermedad, porque una persona puede dar positivo entre 2 y 14 días después de haber estado expuesta al coronavirus. La teoría más aceptada es que Trump se contagió de su asistente Hope Hicks, pero están apareciendo pruebas de que una ceremonia en la Casa Blanca el 26 de septiembre podría haber sido un acontecimiento de “súper contagio”: al menos siete de las personas que asistieron dieron positivo. No está claro si Trump infectó a otras personas, pero es muy probable dada su apretada agenda de actos electorales, el debate y reuniones para recaudar fondos.

Con todo, el presidente no parece estar dando la importancia debida a la enfermedad, dado que decidió salir a saludar a la muchedumbre de partidarios que hacían guardia frente al hospital militar de Walter Reed con una recorrida en auto. Si bien los miembros del servicio secreto que viajaban como piloto y copiloto se veían protegidos por tapabocas, estaban en el interior del mismo auto que lo transportaba enfermo.

 

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades