¿Tuviste una entrevista y no llamaron más?

El famoso "Te avisamos por si o por no" después de una entrevista de trabajo puede ser demoledor para el corazón de un postulante. Cómo reavivar la relación con el potencial empleador sin morir en el intento. Por Matías Castro. 

De acuerdo con las cifras oficiales, el desempleo ronda el 6,6%. Pero la película, y no la foto, también muestra que el empleo en negro ronda el 30%. Por eso es factible que haya más gente buscando un mejor empleo y casi nunca es tarea sencilla. ¿Qué se puede hacer cuando la búsqueda laboral se prolonga demasiado?

 

Evitar la visión de tunel

 

Si la búsqueda por el santo grial del trabajo perfecto sólo nos devuelve rechazos, quizás caímos presa de la visión de tunel. Tener una visión de tunel es ir como un caballo por la ciudad: sólo podemos ver hacia adelante. Es decir, nuestro rango de visión es demasiado estrecho y puede que estemos perdiendo oportunidades valiosas porque ni siquiera las consideramos. Es el momento de parar un poco y reflexionar. ¿Están nuestras habilidades a la altura?, ¿es el rubro o la empresa que buscamos particularmente resiliente a contratar a jóvenes o gente sin experiencia?. El cese momentáneo de la actividad laboral puede ser una buena oportunidad para actualizar el CV con algún curso o realizar alguna actividad por más rudimentaria que sea que nos de un poco de experiencia y alguna ventaja diferencial. También puede suceder que seamos demasiado demandantes y que el trabajo que realmente queremos tarde en llegar. Es recomendable ampliar nuestro horizonte y, por ejemplo, buscar algún trabajo “puente” que nos ayude a estabilizar la situación económica mientras seguimos a la caza.

 

¿Estás offline?

 

Casi nadie se hace esta pregunta, siempre buscamos saber si alguien está en línea en realidad. Y eso puede empeorar las posibilidades de encontrar un buen trabajo. Muchos que buscan empleo olvidan enfocarse en las personas y gastan mucho de su tiempo haciendo hincapié en el trabajo. Una buena red de contactos es una herramienta poderosa. Además, el tiempo libre que tenemos es una buena oportunidad para mostrar nuestra faceta offline. Podemos ir a reuniones de algunas empresas, alguna organización profesional o eventos del rubro que nos interese. Mostrarse, presentarse y hacer contactos. Explicar en vivo y en directo porque nos interesa formar parte de la empresa y que podemos ofrecer es un tipo de experiencia totalmente diferente al de enviar un CV por mail. Muestra compromiso y seguridad, y cuando aparezca nuestro CV entre otra decena o centena de postulantes va a resaltar.

 

Dedicarse a otras actividades

 

La frustración de no encontrar trabajo puede generar desgano y mal humor. Por eso es recomendable buscar actividades no necesariamente relacionadas con nuestro rubro para mantener el espíritu en alto. Se puede estudiar un idioma, al menos a nivel ejecutivo o bussiness. Se puede hacer algún curso de programación. Incluso un curso de caligrafía. Eso hizo Steve Jobs, como cuenta en una conferencia de 2005, y lo ayudo a que Mac tuviese una buena tipografía y que sea agradable leer en el monitor. Nunca sabemos cómo puede ser útil y el conocimiento no ocupa espacio, dicen.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades