Subalternos con más años

Los jóvenes profesionales están actualmente asumiendo cargos de responsabilidad en el trabajo que los pone en la difícil situación de dar órdenes a empleados mucho más grandes que ellos. Una tarea nada grata. 

Ser líder ya es duro cuando uno tiene toda la apariencia y el bagaje detrás para contar historias que demuestran que ha peleado en las trincheras y se ha ganado el ascenso al cargo. Pero liderar sin autoridad, dando órdenes a empleados diez o veinte años mayores que usted, recibir un mandato para ocupar el primer puesto sin tener el respaldo de la tropa del medio o del fondo de la organización, eso es un verdadero desafío.

¿Cómo liderar sin poder? ¿Qué hacer cuando se tiene el título pero no la experiencia? ¿O cuando se tiene la experiencia pero una cara de bebé que la desmiente? ¿O cuando su jefe lo respeta pero usted tiene la sospecha de que sus colegas no?

 El desafío no es insuperable. Sólo se necesita una combinación de tacto y estrategia de su parte. En esos casos, las tres cosas más importantes a recordar son las siguientes:

 1. Tenga confianza. Si lo han nombrado para el cargo de liderar será por una razón valedera: usted es competente y capaz, inteligente, enérgico, tiene ideas y toma la iniciativa. . Hable entonces con convicción. Dé a sus empleados la sensación de que sabe hacia adónde va el proyecto entre manos. Suponga que sus ideas son buenas hasta que le demuestren lo contrario.

2. Mantenga una actitud abierta. Compense su confianza con una mente abierta. No pida que lo guíen sino exponga su posición y luego recoja opiniones. Solicite opiniones e ideas pero use sus palabras para reunir pruebas confirmatorias  (“¿suena eso como el procedimiento que usted tenía en mente?â€). Permita que sus colegas o subordinados tengan voz en lugar de preguntar si algo está bien o mal.

3. Solicite impresiones regularmente. Pregunte regularmente cuál es la opinión de sus colegas, superiores y subordinados sobre su desempeño. Haga que la gente sepa que a usted le preocupa la mejora continua. Si su mensaje es que está abierto para recibir feedback, la gente se lo va a dar.

Pero aunque esté bien reconocer que está en modo de aprendizaje o de escuchar, no puede quedarse allí para siempre y tampoco puede empezar así. Comience en una posición fuerte, mantenga mente abierta y reúna gente para que lo mantenga en el curso correcto. Pero nunca pregunte qué dirección debe tomar porque perderá el respeto de la gente.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades