Seguros y cambio climático

Una ONG de Florida intenta, mediante la emisión de videos aterradores, crear conciencia entre las aseguradoras sobre la necesidad de replantear el negocio del seguro.

El Insurance Institute for Business & Home Safety  (IBHS)  de Tampa, Florida, una organización que aboga por aumentar la resistencia de los edificios y crear un plan de seguridad ante desastres para empresas y familias particulares , creó una serie de videos donde se simulan tornados  y huracanes llevándose techos por el aire y arrasando  ciudades  para crear conciencia sobre los peligros que entraña el cambio climático para las empresas aseguradoras y obligarlas a repensar el riesgo que corren. Según la ONG, las aseguradoras pueden hacer algo más que aumentar las primas.

 

Las tormentas que aparecen en los videos del  IBHS fueron generados usando enormes ventiladores y enormes tanques de agua. Pero los últimos años han tenido sobradas demostraciones del daño que pueden provocar las tormentas reales a las viviendas. Esas tormentas, inundaciones, incendios, etc., son sumamente costosos.

Los mercados emergentes son los que están más expuestos. Por lo general se están urbanizando a toda velocidad y a menudo carecen de códigos de construcción que aseguren que los desarrollos puedan aguantar tormentas e inundaciones. También es bastante común que en esos países  el sector seguros esté menos desarrollado que en los países centrales.

Pero cualquiera sea el, mercado, las grandes metrópolis por lo general están ubicadas cerca de las costas, lo que quiere decir que implican peligro para las aseguradores.

Desde el punto de vista del asegurador, el peligro no es solo   justipreciar los modelos de riesgo sino también tomar en cuenta el cambiante valor de los activos ubicados en las áreas expuestas.

La relativa vulnerabilidad del entramado de las propiedades inmobiliarias es otra de las preocupaciones. Esto incluye la edad de la infraestructura, por ejemplo medidas  resistentes al clima, como materiales de construcción resistentes al agua que, si están presentes, es siempre en las construcciones nuevas y nunca en las viejas.

Sin embargo, si bien los nuevos edificios pueden resisitir fuertes vientos y tornados en forma más eficiente, las estructuras nuevas pueden ser menos resilientes en cuanto a inundaciones porque  ahora gran parte de la infraestructura – desde sistemas de calefacción y electricidad hgasta líneas de computación y servidores, se colocan ahora bajo tierra.

Para todas estas cosas – evaluar el precio de una propiedad sobre la base de los riesgos a que estyá expuesta—las aseguradoras ahora pueden recurrir a big data para saber dónde conviene limitar la cobertura.  Hay compañías que se especializan en calificar riesgos analizando variables como velocidad de vientos hasta tipo de terreno, de edificación, etc. Para medir riesgo y calcular la prima.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades