Publicidad bajo análisis

Más allá de la posibilidad de informar y entretener, ¿cuáles son las preocupaciones que genera el escenario publicitario? ¿Cómo lo ven los consumidores y qué es lo que los inquieta?

26 febrero, 2000

Uno de los resultados de una encuesta sobre marketing y publicidad realizada por encargo de Advertising Age, señala que la publicidad es vista por el público consumidor como algo culturalmente relevante y como una importante fuente de información y entretenimiento. Las preocupaciones giran en torno a los objetivos y los métodos del negocio publicitario.

Además del tema de las marcas y las campañas de branding, uno de los objetivos centrales de la investigación era examinar la forma de pensar de los consumidores y de reaccionar ante la publicidad. La gran mayoría de los encuestados (86%) cree que esos símbolos de la publicidad, como el cowboy de Marlboro por ejemplo, ocuparán una posición cada vez más central en la cultura popular. Y éste, además de ser un hecho que se ve más aceptado entre el grupo más joven, se va a ir acentuando con el tiempo.

Los resultados de la encuesta indican que los consumidores están comenzando a creer que la publicidad está incorporando muchos de los rasgos tradicionales del negocio del entretenimiento (chistes y humor referido a la misma marca).

La mayoría de los interrogados (81%) cree que todos los avisos la publicidad o marketing que contienen este tipo de humor irán en aumento. Aquí, otra vez, la tendencia es considerada más positiva por los consumidores más jóvenes.

Pero nada de esto quiere decir que el panorama sea totalmente rosado.

Todavía quedan varias preocupaciones básicas sobre los objetivos y métodos del negocio publicitario. Por ejemplo, hay preocupación por la posibilidad de la gente sea manipulada con el tema sexo. Aunque la preocupación existe en hombres y mujeres, es más marcada entre estas últimas.

Publicidad de rapiña

También hay preocupación por la naturaleza potencialmente predatoria de la publicidad, especialmente en lo que se refiere al marketing de nichos (o segmentos) para niños muy pequeños. Aunque 73% de los interrogados espera ver un aumento en el marketing y en los avisos dirigidos a los más chicos, la mayoría de ellos (78%), cualquiera sea el grupo etario, cree que ésta es una tendencia negativa.

Sin embargo, hay perspectivas muy diferentes sobre las campañas de nicho dirigidas a las minorías étnicas. En general, la mayoría de los encuestados (81%) espera ver un aumento en el marketing y los avisos dirigidos a las minorías étnicas. Sin embargo, los consumidores de más edad consideran muchos más que los jóvenes que esta tendencia es negativa. Una posible explicación de esto es que refleja la diferencia de puntos de vista sobre cómo integrar mejor los diferentes grupos étnicos y culturales: el viejo y tradicional “crisol” de razas y culturas, o la más reciente “coalición arco iris”, donde las diferencias culturales son destacadas y los grupos retienen la cultura que los identifica, con lo cual tienen que cambiar las técnicas de marketing.

En general, la mayoría de los encuestados (91%) espera ver un aumento en la tendencia que indica que todo puede ser objeto de publicidad. Aunque la mayoría siente que ésta es una tendencia negativa, la capa más joven –13 a 17 años– se mostró dividida en dos: una mitad la ve como positiva y la otra como negativa, lo cual sugiere que por lo general aceptan que la publicidad va a aumentar.

Las ideas de la gente sobre dónde les parece adecuado anunciar se pueden ver en sus informes sobre dónde se enteran por primera vez de los productos. La mayoría de esos lugares se dan en lo que podría llamarse el “espacio informacional”, o sea lugares a donde la gente va para obtener noticias, información o entretenimiento.

Aunque los medios tradicionales siguen dominando, la Internet está comenzando a incrustarse en el espacio informacional tradicional. Los consumidores con acceso a Internet desde su casa la usan más para comprar información, y eso se hace a expensas de los medios tradicionales, especialmente los gráficos.

Es interesante notar que hasta entre aquellos encuestados sin acceso a Internet desde su casa, una importante minoría menciona la Internet como su primer fuente de información sobre nuevos productos turísticos, lo cual indica que usa la Web desde el trabajo o la escuela con propósitos de esparcimiento.

Aquí también se sugiere el aspecto negativo de la Internet. La mayor conectividad puede significar una disminución del espacio personal y la privacidad. En general, 88% de los encuestados cree que será cada vez más difícil escapar a la tecnología.

De los interrogados, 86% cree que la gente y las organizaciones van a querer cada vez más acceso a la información personal de los consumidores y clientes potenciales, y 86% cree que continuará la disminución de la privacidad por culpa de la Internet.

En términos generales, la encuesta parece ofrecer buenas noticias para los marketineros de la marca. La actual cultura de los consumidores confía cada vez más en las marcas y la identidad de las marcas, y esto va a aumentar a medida que los que ahora están creciendo se conviertan en los adultos económicamente dominantes.
Aunque hay que tener cuidado para asegurar que la publicidad no sea vista como predatoria, entrometida y manipuladora, los consumidores se están convenciendo de que la publicidad hace mucho más que vendernos cosas que no queremos.

En cambio parece evidente que la tendencia es considerar a la publicidad como algo culturalmente relevante, que informa y entretiene.

Uno de los resultados de una encuesta sobre marketing y publicidad realizada por encargo de Advertising Age, señala que la publicidad es vista por el público consumidor como algo culturalmente relevante y como una importante fuente de información y entretenimiento. Las preocupaciones giran en torno a los objetivos y los métodos del negocio publicitario.

Además del tema de las marcas y las campañas de branding, uno de los objetivos centrales de la investigación era examinar la forma de pensar de los consumidores y de reaccionar ante la publicidad. La gran mayoría de los encuestados (86%) cree que esos símbolos de la publicidad, como el cowboy de Marlboro por ejemplo, ocuparán una posición cada vez más central en la cultura popular. Y éste, además de ser un hecho que se ve más aceptado entre el grupo más joven, se va a ir acentuando con el tiempo.

Los resultados de la encuesta indican que los consumidores están comenzando a creer que la publicidad está incorporando muchos de los rasgos tradicionales del negocio del entretenimiento (chistes y humor referido a la misma marca).

La mayoría de los interrogados (81%) cree que todos los avisos la publicidad o marketing que contienen este tipo de humor irán en aumento. Aquí, otra vez, la tendencia es considerada más positiva por los consumidores más jóvenes.

Pero nada de esto quiere decir que el panorama sea totalmente rosado.

Todavía quedan varias preocupaciones básicas sobre los objetivos y métodos del negocio publicitario. Por ejemplo, hay preocupación por la posibilidad de la gente sea manipulada con el tema sexo. Aunque la preocupación existe en hombres y mujeres, es más marcada entre estas últimas.

Publicidad de rapiña

También hay preocupación por la naturaleza potencialmente predatoria de la publicidad, especialmente en lo que se refiere al marketing de nichos (o segmentos) para niños muy pequeños. Aunque 73% de los interrogados espera ver un aumento en el marketing y en los avisos dirigidos a los más chicos, la mayoría de ellos (78%), cualquiera sea el grupo etario, cree que ésta es una tendencia negativa.

Sin embargo, hay perspectivas muy diferentes sobre las campañas de nicho dirigidas a las minorías étnicas. En general, la mayoría de los encuestados (81%) espera ver un aumento en el marketing y los avisos dirigidos a las minorías étnicas. Sin embargo, los consumidores de más edad consideran muchos más que los jóvenes que esta tendencia es negativa. Una posible explicación de esto es que refleja la diferencia de puntos de vista sobre cómo integrar mejor los diferentes grupos étnicos y culturales: el viejo y tradicional “crisol” de razas y culturas, o la más reciente “coalición arco iris”, donde las diferencias culturales son destacadas y los grupos retienen la cultura que los identifica, con lo cual tienen que cambiar las técnicas de marketing.

En general, la mayoría de los encuestados (91%) espera ver un aumento en la tendencia que indica que todo puede ser objeto de publicidad. Aunque la mayoría siente que ésta es una tendencia negativa, la capa más joven –13 a 17 años– se mostró dividida en dos: una mitad la ve como positiva y la otra como negativa, lo cual sugiere que por lo general aceptan que la publicidad va a aumentar.

Las ideas de la gente sobre dónde les parece adecuado anunciar se pueden ver en sus informes sobre dónde se enteran por primera vez de los productos. La mayoría de esos lugares se dan en lo que podría llamarse el “espacio informacional”, o sea lugares a donde la gente va para obtener noticias, información o entretenimiento.

Aunque los medios tradicionales siguen dominando, la Internet está comenzando a incrustarse en el espacio informacional tradicional. Los consumidores con acceso a Internet desde su casa la usan más para comprar información, y eso se hace a expensas de los medios tradicionales, especialmente los gráficos.

Es interesante notar que hasta entre aquellos encuestados sin acceso a Internet desde su casa, una importante minoría menciona la Internet como su primer fuente de información sobre nuevos productos turísticos, lo cual indica que usa la Web desde el trabajo o la escuela con propósitos de esparcimiento.

Aquí también se sugiere el aspecto negativo de la Internet. La mayor conectividad puede significar una disminución del espacio personal y la privacidad. En general, 88% de los encuestados cree que será cada vez más difícil escapar a la tecnología.

De los interrogados, 86% cree que la gente y las organizaciones van a querer cada vez más acceso a la información personal de los consumidores y clientes potenciales, y 86% cree que continuará la disminución de la privacidad por culpa de la Internet.

En términos generales, la encuesta parece ofrecer buenas noticias para los marketineros de la marca. La actual cultura de los consumidores confía cada vez más en las marcas y la identidad de las marcas, y esto va a aumentar a medida que los que ahora están creciendo se conviertan en los adultos económicamente dominantes.
Aunque hay que tener cuidado para asegurar que la publicidad no sea vista como predatoria, entrometida y manipuladora, los consumidores se están convenciendo de que la publicidad hace mucho más que vendernos cosas que no queremos.

En cambio parece evidente que la tendencia es considerar a la publicidad como algo culturalmente relevante, que informa y entretiene.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades