PepsiCo: la mayor firma norteamericana dirigida por una mujer

Indra Nooyi, hasta ahora directora financiera, asumirá como presidente ejecutiva de PepsiCo. A los cincuenta años, manejará una de las empresas mayores del país.

15 agosto, 2006

Durante la tenida de su antecesor, Steve Reinemund, el valor bursátil de la compañía subió 65%. En términos de gaseosas, es la primera del mundo, por encima de Coca-Cola. El exitoso ejecutivo se retira en octubre y Nooyi (se pronuncia “nuyí”) recoje una herencia difícil de superar.

Reinemund –“boca pura” en alemán- y Nooyi timonearon juntos en 2001 la compra por US$ 14.000 millones de Quaker Oats y la división Gatorade. Eso convirtió a PepsiCo en máxima vendedora de jugos y bebidas deportivas. El CEO saliente (58 años) se quedará un tiempo en el diorectorio.

Nooyi “ha sido mano derecha de Reinemund durante años”, recuerda un informe de Farr Miller, firma de Washington. Por tanto, la sucesora “conoce al dedillo lo que ocurre en todos los rincones del conglomerado. Cuenta con la confianza del management en su capacidad de conducir la empresa”.

Sin embargo, al difundirse la noticia, las acciones de PepsiCo subieron sólo 0,5% en Wall Street. Al viernes 11, el valor bursátil de la compañía ascendía a US$ 104.400 millones, contra 102.500 millones de su rival CocaCola, que no viene pasando buenos momentos. Desde 2002, las ventas de PepsiCo crecen a razón de 5% anual, en tanto las de su competidora lo hacen a 3%.

Reinemund, que fue CEO durante cinco años, pasa a presidente de junta y continuará como director hasta mayo. Nooyi, nacida en Madrás (hoy Chennái), India, ingresó a la firma hace trece años, en la sección de planeamiento estratégico y desarrollo. Llegó a la dirección financiera en 2002.

Durante la tenida de su antecesor, Steve Reinemund, el valor bursátil de la compañía subió 65%. En términos de gaseosas, es la primera del mundo, por encima de Coca-Cola. El exitoso ejecutivo se retira en octubre y Nooyi (se pronuncia “nuyí”) recoje una herencia difícil de superar.

Reinemund –“boca pura” en alemán- y Nooyi timonearon juntos en 2001 la compra por US$ 14.000 millones de Quaker Oats y la división Gatorade. Eso convirtió a PepsiCo en máxima vendedora de jugos y bebidas deportivas. El CEO saliente (58 años) se quedará un tiempo en el diorectorio.

Nooyi “ha sido mano derecha de Reinemund durante años”, recuerda un informe de Farr Miller, firma de Washington. Por tanto, la sucesora “conoce al dedillo lo que ocurre en todos los rincones del conglomerado. Cuenta con la confianza del management en su capacidad de conducir la empresa”.

Sin embargo, al difundirse la noticia, las acciones de PepsiCo subieron sólo 0,5% en Wall Street. Al viernes 11, el valor bursátil de la compañía ascendía a US$ 104.400 millones, contra 102.500 millones de su rival CocaCola, que no viene pasando buenos momentos. Desde 2002, las ventas de PepsiCo crecen a razón de 5% anual, en tanto las de su competidora lo hacen a 3%.

Reinemund, que fue CEO durante cinco años, pasa a presidente de junta y continuará como director hasta mayo. Nooyi, nacida en Madrás (hoy Chennái), India, ingresó a la firma hace trece años, en la sección de planeamiento estratégico y desarrollo. Llegó a la dirección financiera en 2002.

Compartir:
Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades