Pensando hacia adelante

En esta primera de dos entregas, Gary Hamel relata un encuentro de gerentes y catedráticos del management donde se intentó definir los desafíos de la disciplina para el siglo 21.

<p>El management es indudablemente una de m&aacute;s importantes invenciones humanas. Durante m&aacute;s de cien a&ntilde;os, los avances en management &ndash; las estructuras, procesos y t&eacute;cnicas usados par4a apuntalar el esfuerzo humano &ndash; han ayudado a impulsar el progreso econ&oacute;mico. El problema est&aacute; en que los avances m&aacute;s fundamentales ocurrieron d&eacute;cadas atr&aacute;s. El dise&ntilde;o del flujo de tareas, presupuestos anuales, divisionalizaci&oacute;n, gerenciamiento de marca, &eacute;stas y una cantidad de otras herramientas indispensables han estado entre nosotros desde principios del siglo 20. En realidad, las bases del management &ldquo;moderno&rdquo; fueron sentadas por gente como Daniel McCallum, Frederick Taylor y Henry Ford, todos los cuales nacieron antes de que finalizara la guerra civil norteamericana en 1865.</p><p>La evoluci&oacute;n del management ha trazado una cl&aacute;sica curva en forma de S. Despu&eacute;s de un r&aacute;pido comienzo de innovaci&oacute;n gradualmente desaceler&oacute; en los a&ntilde;os recientes hasta arrastrar su avance. El management, como el motor a combusti&oacute;n, es una tecnolog&iacute;a madura que debe ahora ser reinventada para una nueva era. Con esto en mente, un grupo de catedr&aacute;ticos y l&iacute;deres empresariales se reunieron el a&ntilde;o pasado para trazar un nuevo mapa de rutas para la reinvenci&oacute;n del management.</p><p><strong>Una agenda para innovar</strong></p><p>El objetivo inmediato del grupo era crear una lista de desaf&iacute;os que concentraran las energ&iacute;as de los innovadores del management en todas partes. Los participantes se inspiraron en parte en la Academia Nacional de Ingenier&iacute;a de Estados Unidos, que hab&iacute;a propuesto 14 grandes desaf&iacute;os de la ingenier&iacute;a para el siglo 21. &iquest;Por qu&eacute; no podr&iacute;an ellos hacer algo parecido?</p><p>&nbsp;</p>

<p><strong>Nuevas realidades. Nuevo imperativos<br /></strong><br />Aunque cada uno de nosotros, relata Gary Hamel, ten&iacute;a sus propias frustraciones con el management cotidiano, un pensamiento nos un&iacute;a: equipar a las organizaciones para hacer frente al futuro requerir&iacute;a una revoluci&oacute;n no menos grande de la que vive la industria moderna. <br />El management fue inventado para solucionar dos problemas: el primero &ndash; lograr que empleados semi capacitados realicen eficazmente actividades repetitivas &ndash; y el segundo &ndash; coordinar esos esfuerzos en formas que permitieran producir complejos bienes y servicios en grandes cantidades. En s&iacute;ntesis, los problemas eran eficiencia y escala, y la soluci&oacute;n era burocracia, con su estructura jer&aacute;rquica, objetivos en cascada, precisas definiciones de rol y procedimientos</p><p>Los gerentes hoy tienen ante s&iacute; un nuevo conjunto de problemas, productos de un entorno vol&aacute;til e implacable. Algunos de los m&aacute;s importantes: c&oacute;mo en una era de r&aacute;pido cambio se pueden crear organizaciones que sean tan adaptables y resistentes como eficientes y enfocadas. C&oacute;mo en un mundo donde los vientos destructivos soplan con fuerza de cicl&oacute;n puede una compa&ntilde;&iacute;a innovar con rapidez y audacia para mantenerse relevante y rentable. C&oacute;mo en una econom&iacute;a creativa donde el genio del emprendedor es el secreto del &eacute;xito, se puede inspirar a los empleados a tener iniciativa, imaginaci&oacute;n y pasi&oacute;n para trabajar todos los d&iacute;as. C&oacute;mo en un momento en que los costos de la industrializaci&oacute;n que antes estaban escondidos se han hecho aparentes, se puede alentar a los ejecutivos a cumplir con sus responsabilidades con todos los stakeholders.</p><p>&nbsp;</p>

<p>Para atender bien a esos problemas los ejecutivos y expertos deben primero admitir que han llegado a los l&iacute;mites del Management 1.0, el paradigma de la era industrial construido sobre los principios de la estandarizaci&oacute;n, especializaci&oacute;n, jerarqu&iacute;a, control y primac&iacute;a de los intereses de los accionistas. Deben hacer frente al hecho que los imperativos empresariales del futuro est&aacute;n m&aacute;s all&aacute; del envoltorio de las pr&aacute;cticas gerenciales actuales.</p>
<p>Segundo, deben cultivar, m&aacute;s que reprimir, su insatisfacci&oacute;n con el status quo. Lo que hace falta es un poco de indignaci&oacute;n. Por qu&eacute;, por ejemplo, deber&iacute;amos tomar el instrumento romo de la crisis de desempe&ntilde;o para generar cambio. Por qu&eacute; deber&iacute;an las organizaciones ser tanto mejores en las operaciones de lo que son en innovaciones. Por qu&eacute; tanta gente deber&iacute;a trabajar en organizaciones faltas de emoci&oacute;n. Por qu&eacute; el primer impulso de los gerentes deber&iacute;a ser evitar las responsabilidades de ciudadanos en lugar de abrazarlas. Seguramente se puede hacer un mejor trabajo..</p>
<p>&nbsp;</p>

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades