Nuevo equilibrio entre lo presencial y teletrabajo

En los inicios de la pandemia durante el 2020 el teletrabajo se volvió en muchos casos la única manera de cumplir con las tareas laborales diarias en su totalidad.

Al momento en que algunos sectores de la economía comenzaron a abrirse, las empresas comenzaron a buscar estrategias para conseguir un equilibrio entre la presencialidad y el trabajo remoto, respetando las medidas de seguridad para su staff.

Es de esa manera que lentamente se comenzó a forjar lo que hoy ya es la nueva normalidad, sistemas de trabajo híbridos que implican un equilibrio entre el homeoffice y la vuelta a las oficinas. Por si al trabajo remoto le faltaba pasar por algún test, el 2020 fue la prueba de que esa modalidad de trabajo no disminuye la productividad de la organización, sino que, por el contrario, puede ser un plus que aporte a la estrategia empresarial.

Es por esto que se espera que la modalidad de formar equipos de trabajo híbridos se mantenga en el tiempo y sea el sistema de trabajo elegido por muchas empresas que luego de haberse visto obligadas a pasar por la experiencia, lo adopten de manera definitiva.

En este contexto, se entiende que la gestión de equipos deberá asimilarse a las nuevas formas y hay cambios que deberán realizarse. Es así, que la utilización de tecnologías de Recursos Humanos resulta clave en este proceso, contar con un sistema que garantice la claridad en la organización de la forma más efectiva posible.

En este sentido, Lucas Mailland, CEO de Fichap explica que es importante contar con tecnología que brinde un espacio de relevamiento, tan útil para los empleadores como para los empleados, donde por ejemplo se registre la jornada y los espacios de trabajo de cada persona que forma parte de un equipo.

“Fichap entrega al empleador un informe completo que brinda la data suficiente para analizar el rendimiento de cada trabajador, realizar los recibos de sueldos y organizar turnos y modalidades de trabajo” comenta Mailland. Todos estas features resultan de muchísima ayuda en el caso de equipos de trabajo híbridos que pueden significar un gran desafío en términos de organización interna.

Algunos puntos que resultan claves para el éxito de esta modalidad es siempre mantener una comunicación clara y fluida entre las partes. Así como también mantener una cohesión en el equipo más allá de que en algunos casos no se comparta la presencialidad o se dividan en burbujas. Es importante alentar al buen clima laboral para conservar el estado de ánimo de cada integrante y también para fomentar las nuevas ideas y la proactividad del equipo.

Por último, no olvidar que la cultura organizacional, el compromiso y la experiencia de los empleados son algunos de los valores más importantes dentro de una empresa, por lo que más allá de la modalidad de trabajo implementada, estos valores no deben dejar de construirse y alimentarse.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades