No demonicen al cigarrillo electrónico

Así pide un grupo de especialistas alarmados con el ataque de la FDA al dispositivo.

10 octubre, 2018

En el mes de septiembre la FDA de Estados Unidos declaró la guerra a la venta indiscriminada del cigarrillo electrónico. Más concretamente, apuntó sus cañones a Juul Labs y otras cuatro grandes fabricantes de cigarrillos electrónicos. Les advirtió sobre el uso epidémico del dispositivo que vaporiza nicotina entre los jóvenes al tiempo que anunció un plan para detenerlo.

 

Los vaporizadores electrónicos, cuya misión es reducir la adicción al cigarrillo tradicional, pueden estar ingresando al organismo niveles más altos, justamente, de nicotina.

 

Sin embargo, se están alzando las voces de médicos especializados en el tema que dicen que la FDA debería tener una actitud mucho más relajada en su ataque a los cigarrillos electrónicos. Aceptan que el tabaco produce cáncer, problemas de pulmón y de corazón. También que la nicotina es un alcaloide adictivo en el tabaco. Pero esos dos hechos, dicen, no prueban que la nicotina sea una droga peligrosa que deba ser tratada como una amenaza equivalente a la del tabaco.

 

Citan mediciones según las cuales el cigarrillo electrónico significa 0,5% del riesgo que entraña fumar cigarrillos.

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades